Opinión

Confinamiento y abuso de drogas

El confinamiento ha intensificado el uso de drogas en algunas personas incluso potencializado que mezclen sustancias sin pensar en sus posibles consecuencias
domingo, 21 de marzo de 2021 · 19:11

La literatura epidemiológica internacional señala que la mayoría de las personas que usan drogas no desarrollarán ningún trastorno por su uso. Y dentro de este posible continuum de uso de drogas existen factores de riesgo y factores de protección. Los factores de riesgo más comunes son el comienzo de uso a temprana edad, el incremento en la intensidad y frecuencia del consumo, así como integrarlas a las actividades cotidianas o convertir su consumo como un esquema primordial en las rutinas diarias.

Sin duda, el actual clima de confinamiento ha intensificado el uso de drogas en algunas personas incluso potencializando que mezclen sustancias sin pensar en sus posibles consecuencias. Tomando el margen de personas que si pueden desarrollar un trastorno, el confinamiento pudo incrementar  que estas personas desarrollen un trastorno por abuso de sustancias llevándolo en ocasiones al consumo problemático.

Concretamente este mes de marzo se cumplirá un año desde que que la Organización Mundial de la Salud declarase pandemia global al COVID-19, a partir de esta declaración se implementaron una  serie de medidas para evitar su propagación entre ellas el confinamiento obligatorio y generalizado denominado en los países anglosajones como “lockdown”. Y ciertas precauciones para aminorar el contagio con el llamado “distanciamiento social”. Aunado a la crisis derivada por las hospitalizaciones, la incertidumbre, el cierre de la vida productiva y los miles de fallecimientos, el escenario global se enfrentó a desafíos nunca antes pensados en especial a las tendencias de consumo de drogas tanto legales como ilegales.

Dentro de estos desafíos, la salud mental de muchas personas pudo haberse visto afectada debido a la ansiedad y trauma por el encierro que algunas personas experimentaron. Si bien muchas personas que usan alcohol, tabaco, medicamentos controlados o algunas clases de depresores o estimulantes ilícitos no presentaron ningún tipo de trastorno. La realidad es que debido al encierro las dinámicas y patrones de consumo alteraron muchas rutinas o trayectorias de consumo y contextos de uso de drogas.

¿Una nueva epidemia?

Según datos de las mismas empresas alcoholeras mexicanas, a pesar del cierre del ramo de los bares, restaurantes, centros de espectáculos y las medidas de ley seca en algunos estados, la venta de alcohol se incrementó de manera considerable, cuestión que fue similar a nivel global. Mientras que los reportes epidemiológicos señalaron también un aumento en el consumo de drogas.

Quizá valga la pena señalar que no es afán de caer en el pánico, sino contemplar que debido al “confinamiento” y el “distanciamiento social” se podrían desarrollar problemas de salud en particular los asociados al abuso por consumo de drogas que de manera paralela pueden ocasionar trastornos depresivos, síntomas de ansiedad o ataques de pánico.

Por último, se desaconseja pasar por alto cualquier síntoma y se sugiere acercarse a algún servicio de consultoría en salud mental o algún profesional en caso de percibir algún problema ocasionado por el abuso en el consumo de cualquier sustancia. Así como hacer hincapié en la necesidad de procurar una dieta balanceada rica en frutas y verduras, evitar los alimentos procesados, cuidar la higiene del sueño y evitar la mezcla de sustancias por ejemplo el alcohol con ansiolíticos.  

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @jonasartre

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.