Opinión

Los retos del Gobierno Federal frente al 8M

Primero, deben reconocer públicamente que en nuestro país existe un severo problema de carácter institucional en la atención de los temas de violencia de género.
domingo, 14 de marzo de 2021 · 07:39

Después del pasado 8 de marzo en donde cientos de mujeres llevaron a cabo la marcha feminista las secuelas continúan marcando tendencia en los diversos medios de comunicación y en redes sociales, y no era para menos, a pesar de que en esta ocasión hubo menos participantes en la manifestación el Gobierno de la Ciudad de México no pudo controlar ciertos altercados que se presentaron durante el paso de las mujeres vestidas con los icónicos colores verde, morado y rosa. Pero lo más relevante del asunto es lo que está provocando esta tendencia por la falta de atención por parte del Gobierno Federal para dar solución a las denuncias interpuestas por miles de mujeres ante las múltiples instancias de la fiscalía en el territorio nacional, sobre todo en aquellos casos en donde han causado mayor indignación para la sociedad como es el caso del aspirante al Gobierno del estado de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, quien pese a tener carpetas de investigación activas y haber sido dado de baja del primer proceso de selección para la candidatura, nuevamente se postulará a pesar de los señalamientos y reclamos de miles de mujeres en su contra, y de la misma forma, la afectación a la imagen presidencial que está generando.

En la actualidad existen distintos medios de comunicación y redes sociales que, afortunadamente, para la mayoría de los ciudadanos es un mecanismo para demostrar la verdad al momento y conducto para hacer escuchar la voz de generaciones quienes no tuvieron la tecnología para difundir con prontitud su pensamiento y sentir. Por tal razón, comparto este espacio con una mujer que no solo ha manifestado sus ideas, pensamientos y su sentir en diversos temas de la vida pública del país. Erika García Lau, una mujer destacada en la política y activista de la misma que ha trabajado arduamente con los ciudadanos en transformar la comunidad que los rodea. En este sentido, y haciendo referencia al tema de Los retos del Gobierno Federal frente al 8M, nos comparte su opinión:

Día Internacional de la Mujer 2021

Han pasado 164 años desde el hecho que marcó el origen a la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer en aquella fábrica de NY en 1857. En nuestro país como en muchos otros a pesar de los esfuerzos tanto de la sociedades civiles como de los Gobiernos, aún queda un largo camino que recorrer en la reivindicación de los derechos de las mujeres. A diferencia de otros años, este 2021, golpeado por una pandemia que sacudió por igual cualquier latitud en el planeta, dio muestra de que sin importar las restricciones sanitarias mundiales, se hiciera voz unísona en la demanda de millones de mujeres mexicanas que siguen en espera de una sociedad que las dignifique en todas sus esferas.

Cuando me hicieron la invitación para colaborar en este espacio coincidimos de inmediato en la relevancia que tiene la figura del Gobierno Federal en la promoción y ejecución de políticas públicas que estén a favor del cuidado y protección de las mujeres y de su actuación garante como máxima autoridad en el cumplimiento de las mismas.

Sin embargo, antes de hacer un diagnóstico en los planteamientos o estrategias vigentes en la materia, se hace evidente que más preocupante que escribir sobre estas, es el hecho de reflexionar acerca de quien tiene en sus manos la enorme responsabilidad de entenderlas, hacerlas visibles y combatirlas. Para ser claros, cuando pienso en el papel tan destacado que tiene el Gobierno Federal en esta materia, me encuentro con que posiblemente, hoy por hoy, sea el mismo Gobierno Federal el primer obstáculo a sortear en el camino de construir un país de igualdad de derechos para nosotras. Pensar inevitablemente en la figura presidencial como estandarte de un movimiento históricamente legítimo en sus reclamos y en cuya responsabilidad recae atenderlos, para ello es necesario el señalamiento hacia su figura y las repercusiones que en consecuencia tiene.

El tratamiento que el Presidente López Obrador hace sobre un asunto de extrema importancia como lo es garantizar la seguridad, integridad, equidad e igualdad de derechos, oportunidades y participación de las mujeres mexicanas que constituyen el 51.1% de la población en la vida pública del país deja mucho que desear.

Para empezar el tema de las mujeres, debiera tener claro el Presidente, no es asunto partidista o con el cual hacer politiquería como ha hecho reiteradamente. Basta recordar sus repetidas declaraciones en torno al tema entre las que destaca la constante justificación del uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad de su administración para tener en claro la postura de un López Obrador que pretende hacernos creer que la marcha feminista es una provocación en su contra perpetrada por sus adversarios y de la cual de forma estoica se defiende aunque esto signifique pasar por encima de la dignidad y la causa justa que refieren las voces de millones de mujeres en el país que en lugar de escuchar resultados, escuchan justificaciones y son humilladas ante la actitud insensible, pasiva, carente de empatía y nula solidaridad del Presidente Andrés Manuel quien hace personal una causa que no lo es.

 

De manera que no solo manipula y desvirtúa descaradamente la innegable urgencia de acciones que cierren la brecha en materia de violencia y desigualdad entre hombres y mujeres sino que por si fuera poco, se muestra él mismo como blanco de ataque haciendo de lado el sentido real de las expresiones que año tras año exigen resultados. Y estos son precisamente el centro de la discusión: Resultados.

 

El Gobierno Federal hasta la fecha ha sido incapaz en orquestar mecanismos que lleven a la baja las tasas de feminicidios en el país; de hecho los índices crecen exponencialmente y se sigue fallando en garantizar una vida libre de violencia en contra de las mujeres en México.  ¿Y condena usted Presidente las expresiones con violencia cuando no ha sido capaz de responder con resultados? Deje de minimizar la realidad y ponga acción. O de menos empatice con una forma de expresión que no alcanza para exponer en unas horas de marcha, la gravedad y urgencia de que su Gobierno nos proteja.

Deje de escudarse en la trampa de los ataques políticos hacia su persona y sume a su discurso la condena urgente por erradicar cualquier conducta que comprometa la integridad de las mujeres del país que usted gobierna en lugar de sugerirnos manifestarnos pacíficamente. Tenga presente que la máxima para educar se basa en el ejemplo; y de eso, educación, México está rezagado.

¿Cuáles son los retos del GF para combatir la violencia de género?

Primero, deben reconocer públicamente que en nuestro país existe un severo problema de carácter institucional en la atención de los temas de violencia de género. No basta con gastar millones de pesos del presupuesto para la difusión de esta problemática social que nos aqueja a todos los ciudadanos si no hay un progreso de por medio. Debemos considerar tomar medidas extremas ante situaciones extremas, es decir, actuar inmediatamente como eje fundamental en priorizar los programas educativos en estos temas en la educación básica, media superior y superior, ya que son los jóvenes quienes se encuentran en el proceso de orientación y formación, tanto académica como personal. Son los futuros ciudadanos.

Segundo, en la administración pública se debería implementar de manera obligatoria cursos, talleres, diplomados, etc., sobre la violencia de género y sus derivados como derechos humanos, tomando en cuenta en todo momento la igualdad, el respeto y los valores institucionales. Aunque hay mayor incidencia de violencia de género ejercida del hombre hacia la mujer, existen -puede llegar a existir- algunos casos contrarios que, sin duda alguna, resulta ser un tema relevante que valdría la pena debatir y analizar en otro momento. Cabe señalar que el servicio profesional de carrera obliga a los servidores pública a tener ciertas horas de capacitación al año, pero al punto de consideración es referente a la obligatoriedad de certificarse en los temas específicos anteriormente mencionados.  

Tercero, el cumplimiento de la ley, ya que no basta con la creación de nuevas normas jurídicas que satisfagan de momento el deseo del ciudadano sino hacerlas valer, se debe cumplir con lo estipulado en el texto jurídico. De esta manera se actuaría en favor de la víctima. Sin embargo, por el mismo abuso del ciudadano que acude al Ministerio Público sin haberse cometido delito y otro tanto que algunos servidores públicos son perezosos, es la razón por la cual se tarda en incorporar las carpetas de investigación con todo los elementos suficientes y necesarios que permite continuar con el proceso o no se toma con seriedad a la persona que acude a realizar su denuncia si no es por medio de flagrancia.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @JOHN_OLIVERA

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.