Opinión

El outsourcing en México sin medidas para estabilizar sus efectos en México

La STPS no ha buscado los mecanismos para estabilizar los efectos del outsourcing en México.
jueves, 4 de febrero de 2021 · 16:45

Tal parece que no existe ninguna preocupación por parte de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social por buscar los mecanismos que permitan estabilizar los efectos de la regulación del outsourcing en el país. Con la propuesta de reforma a la Ley Federal del Trabajo donde se mantienen dos posturas radicales, el sector empresarial se encuentra con la incertidumbre sobre las afectaciones que causarían de aprobarse cualquiera de las dos iniciativas.  

De llegar a eliminarse

La iniciativa privada perdería uno de los jugosos beneficios de esta práctica jurídica que continúa siendo vigente, ya que es una forma de evadir impuestos, justificarlos y maquillarlos. Para quienes han gozado de esta práctica como algunas cadenas comerciales con presencia en casi todo el territorio nacional, lograron obtener su propio outsourcing, que hasta el momento, logra recuperar gran parte de costos salariales que las empresas notifican ante la SHCP, dejando a la mayoría de la plantilla de trabajo sin derechos laborales.

En resumen, la cuantificación del costo-beneficio que tienen ambas partes crea una diferencia abismal en donde el trabajador no sólo deja de obtener los derechos laborales constituidos en la LFT, sino que en todo momento está en estado de indefensión.

En este sentido, “los daños colaterales” como lo han manejado algunos medios de comunicación serían una tentativa al pleno estado de derecho. La amenaza por parte de particulares en cuanto a “si no gano, no pierdo”, pero en realidad existe una concepción absurda por parte de ellos sobre la sinergia la relación del capital y el trabajo. Si bien, son dos factores de la producción que deberían fluir en un mismo sentido, lamentablemente, la idea inequívoca de los privados es “ganar, ganar”.

De llegar a regularse

Las empresas intermediarias estarían “vigiladas” ante las autoridades competentes para que se cumpla con lo que propone la iniciativa, lo cual, es tener el control de sus actividades para que, según los legisladores, se acate la norma. Sin embargo, es permitir la continuidad de la misma práctica, es decir, ¿cuál sería el beneficio directo para los trabajadores? Ninguno. Lo que se pretende evitar es que se lucre con el fruto de los trabajadores.

Hay que recordar que el outsourcing es una práctica intermediaria donde aquella empresa que subcontrata productos y servicios enajena a otra por un precio establecido. Para ser más precisos, una empresa o institución solicita el servicio de profesionistas a un precio justo. La empresa intermediaria que vende dichos servicios subcontrata al personal calificado por un valor menor al que debería ser directamente con la empresa contratante bajo un esquema de ganancia-comisión. El servicio se realiza y el pago es menor para el trabajador.

Ante esta iniciativa que plantea el Poder Legislativo en coordinación con la STPS ¿en realidad existe un beneficio real para los trabajadores? Queda mucha duda y pocas soluciones favorables para aquellos que se encuentran bajo este régimen.   

¿Cuál es la importancia del outsourcing en una iniciativa de reforma?

Debido a la remuneración que representa para el sector empresarial es de obviedad que desean impulsar el modelo de outsourcing en nuestro país, no solo por aspectos financieros y económicos, sino también, representan aspectos jurídicos que, de una manera u otra, se crea un perjuicio laboral bajo el rigor de la ley, desfigurando la esencia de la Ley Federal del Trabajo y el espíritu de la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos (artículo 123), la defensa de los derechos de los trabajadores.

De acuerdo con la nota periodística de La Jornada (25/febrero/2020) “Si sobrerregulan la subcontratación habrá pérdida de empleos, dice la IP” (por Víctor Ballinas) menciona que grupos empresariales como el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) prefieren mantener el esquema de subcontratación vigente, pero con aplicación de la ley en cuanto a sanciones a las empresas que evadan al fisco. ¿Será conveniente esta posición para 8.2 millones de trabajadores que se encuentran bajo este esquema? Toda una mina de oro.

Reflexión

La moneda está en el aire y quienes la lanzaron saben manejar a su favor la caída de alguna de las dos caras. Como dice el dicho “A quien dos amos sirven, con uno siempre queda mal”. Veremos en los próximos meses el trabajo legislativo que, desde mi punto de vista, dejarán pasar esta iniciativa hasta el segundo periodo ordinario de sesiones después de las elecciones. Sin duda, es un tema político en donde no pueden seguir golpeando a la clase trabajadora porque reduce votos y confianza. Esto queda asentado como una prueba más de lo que posiblemente se aprobará en el segundo semestre del año.           

 

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @JOHN_OLIVERA

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.