Opinión

¿Cómo se vive el hoy durante la pandemia?

Hoy las palabras y los planes a futuro son cuerda que sostiene, tabla en medio del mar que permite aferrarnos al presente.
jueves, 25 de febrero de 2021 · 16:14

Ya estamos cerca de cumplir un año metidos en una dinámica que está afectando vidas, economía y estabilidad mental. Hace un año decíamos que todos teníamos un familiar que había sufrido algo relacionado con el nivel de inseguridad que vive el país. Hoy con más dolor hemos aceptado que todos tenemos: un familiar que se ha enfermado de COVID19 o que dicho bicho nos ha arrebatado a un conocido o ser querido.

El año pasado cumplía treinta y cinco años y aún tuve la oportunidad de asistir al último partido -con público en el Estadio Cuauhtémoc- de mi Puebla de la Franja, ir con mi familia a la CDMX a ver Teatro, caminar por la FIL-Minería, perdernos en algún museo, degustar los alimentos en algún restaurante preferido e ir a ver a Julieta Venegas en concierto.

Hoy mi cumpleaños lo celebre en casa con la compañía de mi familia nuclear.

Hoy también han estado algunos amigos en lo cercano y lo virtual.

Hoy es más común decir un Te Quiero a la gente que estimamos, quizá porqué nos da miedo no tener la oportunidad de decírselos en algún otro momento.

Hoy esta pandemia nos ha regresado a lo básico y esencial.

Hoy, eso que pensamos nos pertenecía por naturaleza y no era tan valorado, hemos entendido que nos puede ser arrebatado de forma intempestiva: nuestra vida, nuestros familiares, nuestros amigos.

Hoy la tecnología ha sido útil para sobrellevar el encierro, pero también nos ha enseñado a comprender que sí éramos libres y no queríamos o no sabíamos reconocerlo.

Hoy eso que ni la masificación ni los gobiernos valoran es lo que nos ha permitido no volvernos locos o meternos un tiro: libros, teatro (versión streaming), cine, música, videojuegos, series; en otras palabras: cultura.

Hoy nuestra vida se mide en niveles de oxigenación y grados de temperatura.

Hoy nuestra existencia pende de un suspiro.

Hoy la esperanza viene disfrazada de vacuna.

Hoy estoy vivo y sano; mañana no sé.

Hoy tengo sueños, metas y anhelos para realizar en un futuro inmediato; mañana no sé si tendré vida para lograrlo.

Hoy la única certeza se llama incertidumbre.

Hoy el paisaje se llena de edificios con letreros que dicen: en venta, se renta, se traspasa.

Hoy compro en esta u otra tienda, como en este u otro restaurante; mañana probablemente ya no estén.

Hoy nada es para siempre y todo es mientras tanto.

Hoy las palabras y los planes a futuro son cuerda que sostiene, tabla en medio del mar que permite aferrarnos al presente.

Hoy tengo treinta y seis años, y quiero cumplir treinta y siete sin ver caer a más seres queridos ni lamentar la desaparición de lugares que forman parte de mi educación sentimental.

Hoy quiero despertar de esta pesadilla y volver a caminar por la calle, mientras el aire me acaricia, el sol se esconde y la luna comienza a asomarse; mientras mis amistades me esperan en una librería, un bar o un espacio escénico para hacer lo mejor que sabemos hacer: vivir y soñar que mañana

Hoy de abrazos, besos y compañía en vivo pido mi limosna.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @AlfiePingtajo

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de