Opinión

¿Cómo recomendar un vino y que factores debo de tomar en cuenta?

Estos son algunos de los factores más importantes que puedes tomar en cuanta al momento de recomendar un vino o cuando alguien pregunta sobre cierto vino en específico.
jueves, 25 de febrero de 2021 · 16:14

El mundo del vino es fascinante y a veces desconocido. Complejo de alguna manera, pero como todo en la vida, se puede aprender y para ello hay métodos y sistemas que nos ayudan a comprender mejor sus características, su historia y su profundidad. En ese sentido, decía la semana pasada que una de las preguntas más frecuentes que me hacen al respecto es: “¿cuál es el mejor vino?” y hablé de la relación del precio con la calidad al momento de comprar una botella.

Siguiendo esas ideas, una amiga me escribió después de leer el artículo y me pidió si le podía recomendar un vino dulce, porque, más allá del factor del costo de la botella, no había encontrado uno que le gustara para acompañarlo con un postre. Por esa razón hoy quiero hablar de cuáles son algunos de los factores más importantes al momento de recomendar un vino o cuando alguien pregunta sobre cierto vino en específico.

En primer lugar – y para que la recomendación sea exitosa – es importante saber qué tipo de vino nos gusta o estamos buscando: ¿blanco, rosado o tinto? ¿dulce o seco? ¿ligero o con cuerpo? ¿espumoso o no? ¿con sabores y aromas afrutados o con aquellos que provienen de madera (roble)? Todo lo anterior nos ayuda a delimitar mejor el espectro de la bebida que estamos buscando; inclusive cuando no sabemos cómo nos gusta el vino hay comparaciones que se pueden hacer para tener mejor idea, por ejemplo si nos gusta el café negro o con leche, si nos gusta el te, si disfrutamos la comida ácida o dulce, el picante, etc.

El segundo factor importante para tomar en cuenta es el contexto en el cual vamos a tomar el vino, o bien, para qué lo queremos. No es lo mismo buscar una botella para dar un regalo, llevar a una cena con amigos, celebrar o festejar en algún evento, para acompañar con la comida o para beberlo a media tarde. Todo lo anterior determina enormemente el tipo de vino que se adapta mejor a la situación para lo cual lo queremos. Dentro de todo ello, el acompañamiento y maridaje es quizá el factor que tiene más peso: la comida y los sabores (dulce, ácido, salado, etc.) determinan en gran medida nuestra percepción del vino y para ello hay principios generales que se recomienda seguir para que podamos liberar el potencial que tiene un vino determinado (de lo cual hablaremos después).

Por último, el tercer factor que se debe tomar en cuenta es el presupuesto con el que contamos. Si bien decía la semana pasada que es posible encontrar vinos de precio muy accesible y de alta calidad, siempre debemos analizar y tomar en consideración este factor para maximizar el potencial de nuestra opción y de nuestra alternativa de bebida.

Por supuesto hay que decir que todos estos factores son lineamientos generales para tratar de orientar e informar mejor nuestra compra y para que el vino que decidamos beber realmente sea de nuestro agrado (¡la intención es disfrutarlo!) y por ende, esto último es lo que debemos privilegiar en todo momento. Pero si alguna vez nos sentimos un poco más aventureros y queremos explorar más allá de lo que tradicionalmente bebemos, estos parámetros nos ayudarán a sumergirnos en este fascinante mundo y probar cosas nuevas.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @fedeling

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de