Opinión

Politización de las drogas en el sexenio de AMLO

México carece de una política de drogas definida, a pesar de los intentos y algunos documentos presentados a principios de la administración del presidente López Obrador.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 20:19

Uno de los grandes desafíos para las políticas de drogas y los actores encargados de vigilarlas, implementarlas y evaluarlas será distinguir y definir prioridades programáticas,  modelos transexenales. Ya que, la mayoría de planes proyectos o abordajes para las políticas de drogas se han construido históricamente como ocurrencias coyunturales, agendas políticas particulares o en el mejor de los casos han sido medidas des vinculadas, inconexas y pobremente con muchas trabas administrativas.

Algo que complica esta planeación es que México carece de una política de drogas definida, a pesar de los intentos y algunos documentos presentados a principios de la administración del presidente López Obrador, los cuales en el papel parecieran estar intentando conectar y transitar los ámbitos de salud pública y salud mental, tener una perspectiva menos punitiva con propuestas de amnistías y de construcción de paz. En la operatividad sigue sin ser de esta manera, por ejemplo a pesar de que según datos oficiales hay una menor cantidad de erradicaciones o incautaciones. La política sigue siendo la misma de siempre: detenciones, policías que plantan drogas a usuarios en posesión de pequeñas cantidades y campañas de prevención de adicciones estereotipadas basadas en la abstención.

Y peor aún, se han politizado ciertos temas sensibles como la futura regulación del cannabis, la reducción de daños y los programas de prevención de adicciones. Esto no es nada nuevo, pues desde hace varios sexenios la penalización mediante la estigmatización de las drogas se ha politizado a través de programas o medidas políticas para erradicar y contener algunas prácticas sociales o desórdenes mentales etiquetando o señalando a ciertas clases sociales como causantes de estas.

¿Una nueva política?

En México, la llamada guerra contra el narcotráfico fue un modelo que también sirvió para politizar ciertos temas y permitir una mayor participación militar o policía y esquemas de corte autoritario. Uno de los principales ejes narrativos consistió en hacer creer en la opinión pública que el crecimiento en el consumo de drogas a nivel local, aunado a la violencia ejercida en los mercados locales estaban creando una espiral de violencia, por lo cual se debía atacar frontalmente el narcomenudeo y con ello tomar medidas unilaterales como las revisiones aleatorias en la calle, imponer medidas autoritarias como la extinción de domino, aplicar el mando único o incluir esquemas de tratamiento forzado.

Recordemos que al comienzo de su gestión el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló en la conferencia mañanera que la “oficialmente México ya no está en guerra” sin embargo, esto no parece ser del todo cierto. En los últimos días, en la prensa hemos podido observar que han ocurrido enfrentamientos entre pobladores de cultivadores de amapola en contra de personal de la Guardia Nacional y el ejército. Por su parte, el valle de México se han reportado, incautaciones récord de cocaína.

A unos meses de llegar la mitad de la administración en turno y en la recta del comienzo de las campañas electorales intermedias, hay que recalcar los candidatos carecen de una agenda a las políticas de drogas, o hay quienes la hacen suyas  quedándose en el aplauso fácil y la declaración e tribuna o redes sociales, por lo que la ciudadanía debe continuar y robustecer su papel proactivo en aras de construir y fortalecer una nueva esfera pública sobre drogas.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @jonasartre

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de