Opinión

Camino a la Galaxia

Mbappé y Haaland parecen ilusionar, Hazard y Neymar también pudieran ser parte de los nuevos 4 fantásticos.
jueves, 18 de febrero de 2021 · 11:58

#BalónAlÓleo

Sería irresponsable situarlos desde ya como los recambios generacionales de dos leyendas del futbol mundial, no obstante, su madurez, profesionalismo y pegada, coloca a dos chicos sub-23  como la esperanza de un futbol que cada vez extraña más aquellas noches épicas de La Pulga y El Bicho.

Corría la temporada 2006-2007, los 4 fantásticos parecían tomar la estafeta de los Ronaldinho, Zidane, Ronaldo, Figo y Shevchenko. Con 25, 23, 22 y 20 años, irrumpían en el panorama internacional cuatro nombres que ilusionaban en Milán, Liverpool, Manchester y Barcelona, todavía recuerdo aquel póster donde aparecían los 4, también recuerdo que mi favorito era el mayor, no obstante, no fue el más regular, por lo que muy pronto dejó el torno. Ellos eran Kaká, Fernando Torres, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi; la historia la conocemos todos, CR7 y Messi han alimentado el fútbol en los últimos 15 años de forma descomunal, sus destinos han sido fundamentales para polarizar, para subirte a un barco o al otro.

Hace algunos meses la melancolía y el paso del tiempo me llevó a la cruda realidad, ¿Qué haremos sin ellos?, no tengo duda que siempre irrumpen nombres en el listado, no obstante, la regularidad y su calidad individual ha sentado precedentes en nuestro futbol y la vara luce muy alta para esperar 10, 12, 15 años en el más alto nivel. 

Neymar parecía el candidato natural para irrumpir y tomar el trono, no obstante, su inmadurez parece condenarlo y aunque su talento es brutal, su sangre carnavalera reclama fiestas, reflectores  y poca constancia. Tras el mundial de Rusia en “mi final” Francia y Bélgica definieron gran parte de la Copa del Mundo en aquel duelo de semifinal en San Petersburgo, recuerdo perfectamente el gran momento de Hazard, irrumpiendo con potencia, elegancia y destreza, quitándose rivales de una forma espectacular. Mbappé respondió con un taconazo espectacular que me hizo parar del asiento, al final, tenía claro que estos dos sin duda eran candidatos al trono, por calidad, genialidad y constancia.

Los últimos dos años no he dejado de seguir a Erling Haaland, desde que irrumpió en aquel mundial juvenil marcando 9 goles en un partido, vislumbré un tipo competitivo, voraz, lleno de retos y pocas palabras. Tuve la suerte de verlo en vivo en Dortmund hace un año en la ida de los Octavos de Final ante el poderoso PSG, aunque era su presentación, El Niño Noruego lo hizo de nuevo, marcó un doblete y sentenció -al menos en la ida- a Mbappé, Neymar y compañía.

Esta semana las virtudes de Mbappé volvieron a robarme la tranquilidad, en un marco espectacular, el francés regateó como Messi, marcó como Lewandowski y definió como Cristiano Ronaldo, tuvieron que pasar 15 años para que alguien le marcara un triplete  al Barcelona en Camp Nou, de ese tamaño fue la obra. 24 horas después y como si se tratara del nacimiento de una nueva rivalidad, Haaland irrumpió desde su esencia para dar vuelta a un marcador en contra y ganar con su sello; La Máquina Noruega es una realidad, apenas 13 partidos de Champions League, 18 goles y muy cerca del récord de Mbappé -quien como jugador menor de 21 años tiene 19 goles en el Gran Circo-, por lo que parece cuestión de tiempo ver a Haaland hacerse de esa pequeña victoria. 

La melancolía vuelve a tocar a la puerta, lo que parecía tomar tintes de imposibilidad, hoy parece tan terrenal, Messi, CR7 y su productividad parecen tocar la realidad, y aunque no sabemos que depara el destino, Mbappé y Haaland parecen ilusionar, Hazard y Neymar también pudieran ser parte de los nuevos 4 fantásticos, pero si de constancia se trata, el francés y el noruego parecen llevar mano, hoy los dos están: CAMINO A LA GALAXIA.

HASTA LA PRÓXIMA

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @JLUIS_CUEVAS

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.