Opinión

El presidente y la credibilidad de las víctimas

Debido a las denuncias en materia de delitos a la libertad sexual que existen en su contra y el estado actual de Guererro, la candidatura de Salgado Macedonio parece no tener cabida.
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 08:44

Finalmente, Félix Salgado Macedonio se convirtió en candidato oficial a la gubernatura de Guerrero respaldado por MORENA. De ganar la gubernatura, Salgado gobernará una de las entidades federativas más violentas del país para hombres y mujeres. De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica tan solo en 2020 hubo 1 mil 223 homicidios dolosos, 22 secuestros, 760 delitos contra la libertad sexual, entre los que se cuentan 316 delitos de abuso sexual, 189 violaciones simples y 161 violaciones equiparadas y 3 mil 834 delitos contra la familia, de ellos 321 por violencia de género distinta a la violencia familiar en la entidad.

Guerrero tiene dos alertas de género 

La primera emitida por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) en 2017 para los municipios de Acapulco de Juárez, Ayutla de los Libres, Chilpancingo de los Bravo, Coyuca de Catalán, Iguala de la Independencia, José Azueta, Ometepec y Tlapa de Comonfort. La segunda alerta se emitió el 5 de junio de 2020 por Agravio Comparado. Esta Alerta de Genero fue solicitada por la sociedad civil organizada ante la CONAVIM y tiene como objetivo establecer una política sistemática de prevención, sanción y erradicación de la violencia sexual contra niñas, adolescentes y mujeres.

Debido a las denuncias en materia de delitos a la libertad sexual que existen en su contra y el estado actual de Guererro, la candidatura de Salgado Macedonio parece no tener cabida.

En la conferencia de prensa matutina del presidente López Obrador del 17 de febrero, el tema fue inevitable y su respuesta nuevamente desacreditó la problemática.  El Presidente soslayó a la víctima y se posicionó hacia la credibilidad y justificación de Salgado Macedonio… pero no de la víctima. Para el presidente la inocencia de Salgado es la verdad, la violación de la víctima no.

La postura del presidente es el ejemplo clarísimo de una de las principales problemáticas de la investigación de la violencia de género que casi siempre juega en contra de las víctimas: la credibilidad.

La Real Academia Española define la credibilidad como cualidad de creíble, y creíble como que puede o merece ser creído.  En Wikipedia, la credibilidad aparece como la calidad atribuida a una fuente o a un mensaje que mide la disponibilidad del destinatario a aceptar como verdaderas las afirmaciones recibidas.

Las mujeres víctimas de violencia de género deben ser creíbles. Son las conocedoras directas de los hechos. Merecen que sus denuncias sean creídas.

¿Por qué las denuncias de las mujeres en casos de violencia de género no tienen credibilidad la mayor parte del tiempo?

En un contexto que ha normalizado la violencia hacia las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones las mujeres no tienen credibilidad por diversos factores. En primer lugar, los factores socioculturales que han derivado en una construcción del estereotipo de la mujer como mentirosa, exagerada, inferior, manipuladora. Esta es una de las principales problemáticas de ministerios públicos, policías, peritos y jueces, además de medios de comunicación y opinión pública.

Desde mi punto de vista, su credibilidad siempre está en entredicho debido a la realidad de cada una de las víctimas, como lo establece la Interseccionalidad. Recordemos que la interseccionalidad es un marco de estudio de género que aborda las diferentes formas en las que las mujeres viven su propia realidad y las formas de discriminación, violencia de género, etc. que cada una de ellas sufren. En este caso, la falta de credibilidad de las victimas mujeres que se da por religión, color de piel, lengua, clase social, cánones de belleza, edad, nivel de educación, ocupación, discapacidad, preferencia sexual…

Para Basilia Castañeda el contexto político-electoral en el que su denuncia sale a la luz no ha sido propicio para una investigación real con perspectiva de género. Por el contrario, Basilia hoy es vista por el Presidente, Salgado Macedonio, Mario Delgado y por otros tantos actores políticos como un elemento de campaña negra contra el candidato de MORENA a la gubernatura de Guerrero.  Ningún actor político ve a Basilia como una víctima real y creíble que sufre una realidad particular.

La doctora Mariana Sanchez es otro ejemplo de la misma problemática.  Fue privada de la vida hace algunas semanas. La investigación ha sido manipulada por la Fiscalía General de Justicia de Chiapas. Mariana no tuvo credibilidad ante las autoridades universitarias, tampoco la tuvo ante las autoridades de la jurisdicción sanitaria en la que prestaba el servicio social. Tampoco la ha tenido ante la Fiscalía que la revictimiza concluyendo que sus denuncias por abuso sexual no tienen ninguna relación con su muerte, mientras que ser una joven “sucia y descuidada” si es una causal de su suicidio.

Basilia Castañeda, víctima de Salgado Macedonio y la doctora Mariana Sanchez son ejemplos innegables de la problemática de las víctimas: no merecen credibilidad.

De acuerdo con el documento “Acceso a la justicia para las mujeres víctimas de violencia en las Américas” emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en enero de 2007.

…la gestión de las investigaciones por parte de autoridades que no son competentes e imparciales, el énfasis exclusivo en la prueba física y testimonial, la escasa credibilidad conferida a las aseveraciones de las víctimas y el tratamiento inadecuado de éstas y de sus familiares cuando procuran colaborar en la investigación de los hechos…

Se constituye como uno de los principales obstáculos para la investigación con perspectiva de género.

Además, el Protocolo para la investigación ministerial, policial y pericial con perspectiva de género para el delito de feminicidio de la Fiscalía General de la República en su apartado de Alcances señala:  

…la influencia de los patrones socioculturales discriminatorios puede dar como resultado una descalificación de la credibilidad de la víctima durante el proceso penal en el caso de violencia y una asunción tácita de responsabilidad de ella por los hechos, ya sea por su forma de vestir, por su ocupación laboral, conducta sexual, relación o parentesco con el agresor, lo cual se traduce en inacción por parte de los fiscales, policías y jueces ante denuncias de hechos violentos.

En el caso de Basilia, su caso no encontrará justicia porque más allá de las construcciones socioculturales y de su realidad socioeconómica, Basilia fue víctima de un victimario que hoy es poderoso políticamente y que es protegido por el presidente de la República.

En el caso de Mariana Sánchez, no encontrará justicia por que el sistema de procuración de justicia de Chiapas decidió que era una mujer “sucia y descuidada”. Que su muerte no merecía la implementación de la investigación ministerial, policial y pericial con perspectiva de género. La autoridad responsable de la investigación emitió su sentencia aún antes de investigar.

Basilia y Mariana hacen visibles las problemáticas que las mujeres enfrentan en materia de justicia diariamente.

Si Salgado Macedonio se convierte en gobernador de Guerrero y si el gobierno federal no implementa medidas para que el caso de Mariana Sanchez no se repita el mensaje para todas las mujeres emitido desde el gobierno federal será desalentador. Será un mensaje fuerte y claro de que, para este gobierno, las mujeres no tenemos credibilidad.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @GNava1980

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.