Opinión

México, Brasil y Argentina los mayores deudores del Fondo Monetario Internacional

Las tres economías más importantes de América Latina son México, Brasil y Argentina, paradójicamente son los que más deben al Fondo Monetario Internacional.
martes, 16 de febrero de 2021 · 17:04

Las tres economías más importantes de América Latina son México, Brasil y Argentina. Obviamente, hay pocas semejanzas en la composición de su economía doméstica, pero por el tamaño de su PIB, los tres países son un triángulo referencial tanto para el análisis económico a toro pasado como para proyecciones futuras. Por eso me parece interesante que las últimas semanas, los titulares de ambos países sudamericanos hayan ido colocando de forma más insistente y alarmante el tema de la deuda pública. Por un lado, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, declaró sin pena y con estruendo (como es él) que el país estaba en quiebra y que no había nada que él pudiera hacer, así que a prepararse para tiempos aún más duros. Por otro lado, los diarios internacionales de finanzas han puesto bajo la mira al gobierno argentino, que de por sí estaba en serios problemas de moratoria en su deuda soberana desde antes de la pandemia, y todo el 2019 se les fue en intentos infructuosos para renegociar una deuda que es francamente impagable.

De hecho, el país de la plata es el deudor más oneroso del Fondo Monetario Internacional, que ya son palabras mayores; de hecho, Argentina había duplicado su deuda de 2009 a 2019 (todas las cifras se pueden consultar en el reporte del Banco Mundial de estadísticas de deuda y antes de la pandemia ascendía ya a 290 mil millones de dólares, aproximadamente. Además, mucha de esa deuda se vence a corto plazo, por lo que es apremiante una renegociación, que es la que no se ha concretado, y - dicen - no quieren que se concrete antes de las elecciones intermedias, porque naturalmente implicará recortes inhumanos al gasto social, y todo lo que ya conocemos cuando debes y no pagas a los organismos internacionales. Aunque la situación de Brasil no es tan precaria, poco le falta. También duplicó su deuda en la misma década, y asciende a un número cercano a los 570 mil millones de dólares. Naturalmente, la cifra es mayor porque el PIB de Brasil es mayor que el de Argentina, pero en proporción, están más o menos iguales. México debía, en 2019, 460 mil millones.

Aquí es donde entra el elemento disruptor: la pandemia 

Cuando el año pasado la economía global se cerró y se interrumpieron las cadenas de suministro, casi todos los países se apresuraron a utilizar completamente las líneas de crédito que tenían disponibles, y utilizaron el dinero para una diversidad de fines con el objeto de mitigar los efectos económicos de la crisis sanitaria. Cuando se reporten los números de 2020, las cifras de nuestros hermanos sudamericanos se habrán disparado, y con ellas la capitalización de intereses, que para hablar claro, significará que durante muchos años, para lo único que tendrán dinero esos Estados, es para pagar su servicio de deuda.

Lo que es un hecho es que pidieron el dinero, lo gastaron, ahora lo deben y su sacrificio no sirvió para paliar la recesión global ni sus efectos domésticos. Falta poco para que las autoridades de esos países anuncien recortes masivos y anuncien que se vienen años duros pero necesarios. Paradójicamente, algunos analistas del mismo FMI dicen que la austeridad ya no es el camino, y que hoy lo racional para los países es endeudarse. Pero ellos siguen siendo los mismos cobradores implacables de siempre. Así no se puede.  

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @AnaCecilia_Rdz

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.