Opinión

Prohibido, prohibir las redes sociales

Soy creyente de que esto no se trata de regular las redes sociales, se trata de ajustar el ciberespacio a las leyes mexicanas.
miércoles, 10 de febrero de 2021 · 08:33

El tema de la regulación del ciberespacio empieza a tomar relevancia en la agenda nacional de México. Hace unos días se dio a conocer una iniciativa por parte del Senador Ricardo Monreal para “regular las redes sociales”.

En México y el mundo las fuentes de noticias tradicionales como en las redes sociales más modernas, ha habido muchas historias sobre la censura de información. Ejemplos mundiales existen demasiados, recordemos la falta de cobertura noticiosa sobre los casos de China continental y Sudán. Otro ejemplo de las redes sociales es que YouTube se niega a eliminar videos que contienen insultos contra los homosexuales, recordemos cuando Susan Wojcicki, directora de Youtube se disculpó con la comunidad LGBTQ por la decisión de su empresa de permitir que los videos con insultos anti-gay permanezcan en el sitio, sin embargo, se negó a revertir la postura.

Una de las principales razones por las que existen las redes sociales es el entretenimiento, son plataformas en la que las personas compartan opiniones personales, pensamientos y hasta lo que desayunaron. El origen de las redes sociales tenían la intención de ser una fuente confiable de información e incluso hoy en día, si cita a Facebook como su fuente, es menos probable que la gente lo crea. Sin embargo, hoy la mayoría de las personas lo usan como fuente de información

¿Por qué permitimos que los medios de comunicación social como Facebook y YouTube censuren nuestro contenido?

El caso Trump y Twitter ha detonado la discusión de la libertad de expresión. En el caso de México, veo que intereses meramente proselitistas se trata de legislar temas que no han tenido un estudio de fondo. ¿hay algo de ironía en decirle a la gente que defienda sus creencias y luego censure a quienes lo hacen? No estoy diciendo que las personas que publican insultos hirientes sobre temas de derechos y libertades, políticos, deportivos, etcétera, sean aceptables de alguna manera, pero al final del día, la libertad de expresión y la responsabilidad personal están entrelazadas. Una cosa que pensé antes de estudiar a fondo las redes sociales fue que si no sentía que podía manejarme de manera madura al tratar con personas que tenían opiniones alternativas o que estaban siendo hirientes, entonces no debería estar en Facebook. Creo que este es un estándar con el que la gente debería vivir. Si hay un “influencer” de las redes sociales que se comporta de una manera racista, sexista u homofóbica, entonces el público debería tomar la decisión de que hacer respecto a la interacción que se tiene con esa cuenta o ese personaje. La gente debe dejar de prestarles atención, seguirlos y, de alguna manera, censurarlos por sí mismos. No es responsabilidad de una empresa controlar lo que dicen los adultos en su plataforma.

Hoy tenemos que mirar de nuevo a los medios tradicionales ( a los de investigación y no a los pasquines) hoy la censura que la misma sociedad provoca en contra de los medios tradicionales crea un problema que se reduce a la disponibilidad de información.

Hoy tenemos un gran problema, la poca cobertura de noticias sobre situaciones de relevancia, y el mayor problema es que la cobertura no se transmite por televisión ni se comparte en las redes sociales. Por lo tanto, la información sobre asuntos específicos solo está disponible para quienes la presencian o realizan una investigación exhaustiva y, por lo tanto, no está disponible para el público en general. Es responsabilidad de los periodistas informar sobre lo que está sucediendo y los casos graves deben ser reportados con un volumen mayor al actual. Con el mayor respeto por la política mexicana y a la inexistente oposición; la carrera por el liderazgo conservador no es más importante que las crisis humanitarias que ocurren en las zonas mas alejadas de nuestro país.

Regular las plataformas digitales que tengan mas de 1 millón de suscriptores; la autorización del IFT para funcionar; la creación de mecanismos para suspender cuentas o eliminar perfiles o las multas millonarias son parte de una iniciativa que no ha sido estudiada de fondo y por ende desde mi punto de vista no ha sido bien planteada.

Mientras estudiaba a fondo la iniciativa presentada pude enterarme en la mañanera la postura del Presidente López Obrador “No me parece la regulación de las redes sociales, no a la censura” y concuerdo con su posición, de hecho soy creyente de que esto no se trata de regular, se trata de ajustar el ciberespacio a las leyes mexicanas. Lo mas interesante de lo dicho por el Presidente de México respecto a este tema es la frase “Prohibido, prohibir”.

Al final del día, el mundo es lo que es y mi simple opinión busca proponer cambios de fondo, empezando con los temas generales como entender que es el ciberespacio y después  pasar a temas particulares.

Lo único que me gustaría que la gente se llevara de esta columna es asumir cierta responsabilidad en lo que publicamos en línea, verificar los hechos antes de repetirlos y darse cuenta del poder de la gente. Después de todo, no puedes ser un influencer si no tienes a nadie a quien influir.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @ErickValdepenas

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.