Opinión

Futbol: sinónimo de violencia en el mundo

Los actos hostiles tanto de jugadores, como de la afición no cesan.
jueves, 7 de octubre de 2021 · 17:34

Sería injusto señalar a una afición en específico como la más violenta en el fútbol mexicano; sin embargo, este tipo de actos nefastos se originan con frecuencia en varios encuentros de la Liga Mx, en especial en los famosos “clásicos”, tal y como lo fue el domingo pasado, en el clásico capitalino, donde la situación del futbol empeora. Se habla de un asunto temerario, en el sentido de que las familias que asisten a los partidos, no solo deben preocuparse por verse involucrados en actos hostiles, como los que, desafortunadamente, presenciamos en el América vs Pumas, sino que ahora, corren peligro de que algún arma de fuego comprometa la integridad de dichas familias y de las demás personas que se encuentran en el lugar.

El video que se viralizó en redes sociales, sobre un aficionado que ingreso al Coloso de Santa Úrsula con una supuesta arma, dice mucho sobre la ineficacia de los elementos y filtros de seguridad por salvaguardar la integridad de los usuarios que asisten al estadio, aunque, en ocasiones, las personas resultan ser muy creativas e inteligentes para ingresar objetos a dichos encuentros.

Independientemente de la habilidad de estos individuos o de los pobres esfuerzos de los cuerpos de seguridad, la responsabilidad primordial recae sobre los aficionados, que al parecer siguen sin distinguir la rivalidad de un deporte a la realidad en la que viven.

Hablar sobre la conducta de las porras de apoyo de los clubes es como detener la lluvia con las manos, debido a que no solo en México se presentan estas situaciones, sino también alrededor del mundo, en especial con el tema racial, que es uno de los aspectos más preocupantes en el viejo continente; al parecer aun existen individuos que piensan que las personas caucásicas tienen sangre azul y órganos diferentes a los de una persona de color; lamentable.

No obstante, dichos acontecimientos no solo toman lugar fuera de la cancha, sino también dentro, donde los jugadores se desprenden de su lado humano, y comienzan adoptar actitudes que no están nada lejos de las personas que comprometen la integridad de otros individuos, tal y como lo presenciamos en el clásico tapatío, donde, tras un arbitraje deplorable e injusto, las Chivas rayadas del Guadalajara jugaron con 9 hombres tras las expulsiones de Calderón e Hiram Mier; además, los enfrentamientos entre jugadores no fueron la excepción.

La violencia no debería tener lugar en la rivalidad; no es lo mismo jugar para ganar, que jugar para lastimar. Aunque siempre será un tema de polémica, pues la mayoría asegura que esta dentro de la naturaleza del fútbol.

¿Qué se necesita para que la violencia sea erradicada?, esperemos que el mundo del fútbol no demore en encontrar la respuesta, pues ya suficiente tenemos con la realidad en la que vivimos.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @RichardSB05

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.