Opinión

Periodismo y Política en el Porfiriato

Durante los últimos años del gobierno de Díaz, las multas, la persecución e incluso asesinatos contra periodistas fue una constante.
domingo, 24 de octubre de 2021 · 19:56

El pasado jueves 21 de octubre, la Asociación de Egresados de los Posgrados en Comunicación y el Colegio de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana -del cual tengo el honor de ser vicepresidente- organizaron la Conferencia “Periodismo y Política en el Porfiriato” dictada por la Dra. María Eugenia Ponce Alcocer.

La doctora Ponce obtuvo su doctorado en la Universidad de Leiden en Holanda y su especialidad es el régimen del general Díaz. Esta profesora emérita ha sido una tenaz estudiosa de la Colección Porfirio Díaz que la Ibero tiene bajo su resguardo desde 1977.

En su presentación la doctora mostró valiosos documentos, fotos y respuestas a misivas que enviaban al expresidente, el cual durante la primera etapa de su mandato respondía personalmente a cada una de ellas. También pudimos ver imágenes de los diarios de la época como El Imparcial, El Universal, El Mundo Ilustrado y el Hijo del Ahuizote, entre muchos otros. En aquellos años del porfiriato (1876-1911) sólo una décima parte de la población sabía leer y escribir. Cada semana aparecía un periódico o revista -aunque su editor sabía que podía durar poco o nada- y el general Díaz no permitía que se le criticara y había puesto para ello la política de “pan y palo” (el pan se refería a los subsidios a la publicación y que para 1888 el régimen subvencionaba casi 60 periódicos).

Durante los últimos años del gobierno de Díaz, las multas, la persecución e incluso asesinatos contra periodistas fue una constante y la historia da cuenta de una larga lista de editores torturados y despojados de sus propiedades.

Ricardo Flores Magón fue un periodista que criticó severamente al gobierno porfirista. La caricatura fue un instrumento muy utilizado porque además de que la gran mayoría no sabía leer y escribir, era un arma ideológica contra el régimen y el clero. Fue así que “El Hijo del Ahuizote” se forjó como el medio mas importante de la oposición con sus dibujos, que tenían mayor impacto que los artículos. De esta manera, el analfabetismo ya no era impedimento para entender las injusticias y el contexto social.

El cronista norteamericano John Turner hace un interesante relato en su famosa obra “México Bárbaro” de la lucha de los hermanos Flores Magón (Ricardo, Enrique y Jesús) por la libertad de expresión y de todas las hostilidades que sufrieron en este periodo. Cabe recordar que los Flores Magón fueron decisivos precursores de la Revolución Mexicana por la persecución que sufrieron.

Otro periodista que destacó como una pluma crítica fue Filomeno Mata. Este personaje -que fue un referente de periodismo combativo de la época- simpatizó con Díaz en un inicio pero posteriormente lo criticó por perpetuarse en el poder.  Fue perseguido e ingresó 62 veces a prisión, en donde murió a los 67 años por las enfermedades que sufrió en sus múltiples cautiverios.

Porfirio Díaz fue un líder que justificaba la dureza y la crueldad alegando que “era necesaria para el progreso de la nación” con una lógica de una “paz forzada” para que “el país tuviera tiempo de pensar y actuar”. Fue un presidente que optó por el orden y fue un forjador del ferrocarril, impulsor de la minería y de obras que situaron a la Ciudad de México a la altura de las principales capitales europeas. Promovió fuertemente la inversión extranjera y la trato de equilibrar entre la estadounidense y la europea. En lo que se refiere a la política exterior, restablece relaciones con Francia e Inglaterra y con España mantiene un dialogo diplomático fluido.

En 1904 comienza la caída de Porfirio Díaz. Llevaba más de tres décadas en el poder y el país anhelaba democracia. Los “científicos” como el vicepresidente Ramón Corral y los jefes militares comandados por Bernardo Reyes tienen enfrentamientos al interior de su gobierno, lo que debilita en gran medida al régimen. En 1908 se presenta una crisis económica internacional y la situación social en el país comienza a exacerbarse. En la legendaria entrevista Díaz-Creelman, el expresidente afirmó que las elecciones de 1910 serían libres y no buscaría la reelección. Sabemos que esto último no lo cumplió el general y estalló la lucha armada.

La ponencia de la doctora Ponce Alcocer fue esplendida y nos permitió recordar y entender con mayor profundidad la era porfirista. Haber fungido como moderador de la conferencia fue un privilegio. Como egresado de la Ibero estoy orgulloso que la custodia del Archivo Porfirio Díaz se encuentre tan bien resguardado y protegido en las instalaciones de nuestra magnífica biblioteca Francisco Javier Clavijero de la Ibero en Santa Fe.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @AGuerreroMonroy

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.