Opinión

La guerra de las encuestas

Cinco gubernaturas en juego, MORENA lleva aún ventaja en nueve, mientras que la alianza PAN-PRI-PRD, obtiene el primer lugar en cinco y en Nuevo León nada está dicho.
viernes, 8 de enero de 2021 · 08:59

Twitter: @CLopezKramsky

Con el inicio del año 2021 también se da el banderazo para que en prácticamente todo el país se abran las hostilidades electorales. Si bien los procesos federales y locales empezaron formalmente desde septiembre y octubre del año pasado, la batalla en el campo está apenas por entrar a su primera fase, con el inicio de las precampañas. Enero y febrero serán meses en los que los partidos políticos tendrán que llevar a cabo sus procesos de precampaña, con el objetivo de elegir a sus candidatos para gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones locales, diputaciones federales y miembros de los ayuntamientos.

En muchos casos, especialmente en los estados en los que se disputan las gubernaturas, los partidos políticos ya definieron a quienes encabezarán algunas candidaturas, con lo que se da paso a otra guerra paralela: la de las encuestas.

Una de las casas encuestadoras que ya publicó resultados tomando en cuenta los candidatos ya anunciados por los partidos políticos y que publicará cada semana los movimientos que se observen es Massive Caller; lo que se puede desprender de esta encuesta es que el escenario electoral se ha cerrado considerablemente y las enormes ventajas de MORENA en casi todos los procesos se han desvanecido. Analicemos un poco los datos.

Durante el último año, las encuestas habían mostrado que MORENA tenía una muy cómoda ventaja sobre el resto de los partidos políticos. Parecía inevitable que MORENA ganaría al menos 13 de las 15 gubernaturas en disputa en este año 2021. Solamente en Querétaro se preveía una victoria para el PAN y, en el caso de Nuevo León, se contemplaba una batalla muy cerrada entre MORENA y el PAN. En el resto de los estados, MORENA parecía una aplanadora imparable.

Pero ya con candidatos y tomando en cuenta el desgaste del gobierno de Andrés Manuel López Obrador a causa del pésimo manejo de la pandemia, así como el recrudecimiento de la crisis económica y de seguridad pública, los números empiezan a cambiar considerablemente.

En los estados en los que MORENA lleva ventaja todavía se encuentran Baja California, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas, no obstante, las grandes ventajas se han ido acortando en casi todas estas entidades y, es previsible que, una vez que inicien las campañas en marzo, las encuestas muestren procesos muy cerrados.

Por otro lado, en Baja California Sur, Campeche, Chihuahua y San Luis Potosí, si bien por partidos MORENA aún tiene la delantera, al ponerle nombre y apellido a los candidatos, el PAN o, en su caso, la alianza PAN-PRI-PRD, toman la delantera en la encuesta. Estos son cuatro estados que hace un año estaban seguros en las encuestas para MORENA y en los que hoy dicho partido muestra una tendencia perdedora.

En Nuevo León, por partidos, el PAN tiene la delantera en la encuesta, pero al incluir a los candidatos o aspirantes, MORENA toma la ventaja, lo que muestra que el partido encabezado por Mario Delgado tuvo un gran acierto en la selección de su candidata al gobierno del estado y que la división entre el PAN, el PRI y el PRD, va a ser muy costosa.

En Querétaro, el PAN mantiene la ventaja que siempre ha mostrado en las encuestas y al carear a la candidata de MORENA con el senador panista Mauricio Kuri, éste incluso aumenta la ventaja a casi 23 puntos porcentuales. En Querétaro todo parece indicar que va a ser muy difícil un cambio en la tendencia.

En síntesis, de las 15 gubernaturas en juego, MORENA lleva aún ventaja en nueve, mientras que el PAN o la alianza PAN-PRI-PRD, obtiene el primer lugar en cinco y, en una, Nuevo León, existe una disputa en tercios entre MORENA, el PAN y la alianza PRI-PRD.

En política no hay nada escrito y los únicos resultados válidos son los que se dan en las urnas, pero es interesante apreciar que los escenarios electorales distan mucho de lo que teníamos hace un año, pues hoy empieza a apreciarse que sí habrá disputa política y electoral, lo que fortalece nuestro sistema democrático y da esperanza de que, en estas elecciones se podría propiciar un mayor equilibrio entre las fuerzas políticas. Lo peor que podría pasarle a este país es que el gobierno de un solo hombre se amplié y se fortalezca y, por ello, que exista competencia en el proceso electoral es un buen augurio para este 2021.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Otras Noticias