Opinión

Banco de México retos en el 2021

La inflación al consumidor repuntó, incluso la Instancia Central ha dicho que la evolución de los precios impone retos y disyuntiva en la conducción de la política monetaria de México.
domingo, 31 de enero de 2021 · 18:55

El año pasado, como ya sabemos, el mayor riesgo que se desarrolló fue la pandemia del coronavirus, muy pocos analistas preveíamos que está situación podría continuar en 2021, año en el que ya estamos. De esta manera, se observaron diferentes distorsiones a nivel salud, económicos y financieros, dando lugar a que se profundizara en la implementación de políticas económicas tanto en el ámbito fiscal como monetario.

Notablemente, diversos países, principalmente avanzados, introdujeron varios programas para proveer de ingresos a las familias, apoyaron diferentes empresas para evitar los masivos recortes de empleos a causa de las limitaciones en la movilidad de las personas, algunos gobiernos incluso aplazaron el pago de impuestos o hasta de rentas de inmuebles, entre otras medidas. Al mismo tiempo, se observó una tendencia más acomodaticia por parte de diferentes bancos centrales, los cuales redujeron los costos del dinero (disminuyeron tasas de referencia) para favorecer al crédito de las familias, así como de las empresas, así como para estimular al consumo, introduciendo amplias cantidades de dinero a los mercados.

En el caso de México, los apoyos fiscales fueron ampliamente puestos en telas de discusión, en donde no solamente el consenso nacional sino también internacionales, concordaron en que se quedaron muy cortos. En este contexto, Banco de México redujo en un total de 200 puntos base el nivel de la tasa de referencia para situarla en 4.25% al cierre de 2020, además en los meses de marzo y abril se incorporaron medidas adicionales para fortalecer el otorgamiento de crédito y proveer de liquidez al mercado nacional.

Aún recuerdo como a principios de año, asistí a un panel en el que participaron el presidente de la FED de Chicago y el gobernador de Banco de México, en donde se le preguntó principalmente al señor Días de León si veía que si el nuevo virus que se estaba propagando con rapidez en muchos países podrían poner en jaque a la economía mexicana. El respondió que en caso de existir era muy factible que, al encontrar un tratamiento eficaz, no habría grandes afectaciones, comparando con la situación del AH1N1 hace algunos años. Al parecer su expectativa se quedó un poco corta.

Para este año que llave un mes, hemos visto que ahora existen varias presiones con la producción, distribución y colocación de los tratamientos aprobados para detener al COVID-19, situación que notablemente la Reserva Federal de Estados Unidos, así como Banxico, han mencionado que podría limitar la recuperación económica. Ahora bien, en el caso particular en el país, sabemos que las tasas de interés seguirán bajas pero se desconoce si habrá más disminuciones ya que hemos visto que la inflación al consumidor de la economía mexicana repuntó en los meses previos al cierre del año, para limitar su crecimiento en diciembre, por lo que incluso la Instancia Central ha dicho que la evolución de los precios impone retos y disyuntiva en la conducción de la política monetaria, además de que su alcance es limitado para ayudar a la economía. Como consecuencia, ha reiterado la necesidad de una importante política fiscal, así como desarrollar un ambiente que permita una mayor inversión y disminuyendo la incertidumbre interna.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @sofissy

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.