Opinión

La importancia de las acequias en la antigua CDMX

De esta forma, las acequias fueron parte fundamental de la formación de la CDMX en el aspecto urbano, arquitectónico, comercial, social y ecológico.
miércoles, 20 de enero de 2021 · 16:00

Twitter: @ERICFMS

A lo largo del tiempo la Ciudad de México ha tenido grandes modificaciones que van desde en el nombre de la ciudad hasta la forma de vivir de la población debido a las características de la región, recordemos que esta ciudad se fundó sobre un lago.

Sobre el lago se implementó la chinampa, la chinampa en un sistema de cultivo artificial y expansión de terreno a través de una especie de balsas cubiertas con tierra en un espacio donde domina el agua, con la finalidad de cultivar plantas, hortalizas, verduras, etc. este sistema constructivo todavía existe en lugares como Xochimilco.

La chinampa es reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO como un patrimonio agrícola de importancia global. El cultivo en chinampas originó a desarrollar una economía sustentable, métodos como el trueque dieron lugar al consumo y abasto de los productos.

El crecimiento de la ciudad dio origen a la réplica de este sistema de organización que llegó incluso a intercambiar mercancías con regiones cercanas a la Ciudad de México.

Una vez establecida la ciudad, continuaron con la implementación de los barrios, siendo 4 los barrios principales separados entre sí por amplias calzadas y canales donde transitaban miles de canoas.

De acuerdo al Doctor en arquitectura Alejandro Jiménez Vaca menciona que los antiguos apantles o canales mexicas fueron renombrados por los españoles como acequias, palabra heredada de la civilización árabe, y que tiene su base etimológica en la palabra “zaquia”, que quiere decir “la reguera” o “la regadera”, (Real Academia Española 2002:517). Algunos autores utilizan este vocablo, en términos arquitectónicos, como canales para irrigación agrícola o simplemente, como zanjas que conducen agua.

Las acequias en la Ciudad de México iban de la mano con las chinampas y contribuyeron a la formación del trazo y nivelación de la ciudad, así como espacios públicos, parques, plazas, fueron un elemento de distribución de agua para el reparto de su uso, fue en sí una gran vía de comunicación.

La acequia formó parte de un ecosistema en la ciudad ya que contribuía a la preservación de la flora, fauna, especies endémicas, las acequias eran de distintas dimensiones de acuerdo a la funcionalidad de las mismas, por ejemplo, la acequia real era una importante vía pluvial que existió hasta finales del siglo XIX, atravesaba lo que hoy es el zócalo capitalino y que ahora es la calle de Corregidora a un costado del Palacio Nacional.

Abastecer a la ciudad de mercancías era parte de la función de las acequias, esto trajo la implementación de embarcaderos para tener un mejor control, sin embargo, las consecuencias serían los malos olores, inundaciones, edificios mal construidos, aglomeraciones por parte de vendedores callejeros que hasta la fecha el comercio ambulante es una constante en el primer cuadro de la Ciudad de México, fueron factores negativos de ellas.

Así es como las acequias fueron parte fundamental de la formación de la Ciudad de México en el aspecto urbano, arquitectónico, comercial, social, ecológico, ya que en la actualidad algunas de estas acequias se convirtieron en calles reconocidas y transitadas por las que personas que visitan la ciudad de México.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.