Opinión

¿Y si no desaparecen los órganos autónomos?

Tenemos que ser capaces de argumentar razones específicas para exigir que no se lleve a cabo el plan del Ejecutivo, incluyendo las mejoras en sus funciones y estructura.
martes, 19 de enero de 2021 · 08:54

Twitter: @HigueraB

"No es más fuerte la razón porque se diga a gritos".

- Alejandro Casona

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la información y Protección de datos personales, mejor conocido como INAI, ha gozado de una fama sin precedentes en los últimos tiempos. Esto debido a que redes sociales y medios electrónicos e impresos han desbordado posts, tuits y tinta para apoyar o condenar la iniciativa presidencial de desaparecerlo, anunciada en una de las interminables homilías matutinas del presidente.

Y es que esto constituye, al parecer, un primer paso, al parecer, para que el gobierno pueda absorber o desaparecer todos los Órganos Constitucionales Autónomos (OCA) de México.

Como en muchos otros temas, las declaraciones del titular del ejecutivo han polarizado tanto analistas como a zelotes y esto ha provocado que se hable de forma maniquea sobre el tema. Un bando solo pugna por conservarlo a toda costa, como un bastión de la democracia y forma de oponernos al avance autoritario del obradorismo. El otro, sataniza a los OCA y se les señala como bastiones del neoliberalismo corrupto, lastre económico, resabio de un pasado que se debe abandonar a toda costa.

En otras palabras, el verdadero debate se pierde. Tal como le gusta y sirve a Andrés Manuel López Obrador.

Si uno se pone a gritar, no escucha. Si no escucha, no reflexiona y si no se reflexiona la posibilidad de mejorar y proponer es prácticamente inexistente. Esto se ha revelado como la estrategia comunicativa más importante del presente gobierno por lo que no debemos permitir que nos manipulen en ese sentido.

Por eso quiero invitar a tod@s ustedes lector@s de Gluc a que vayamos un paso adelante, olvidemos un poco esta trifulca y pensemos qué debe suceder si se concreta el bloque de contención legislativa que anunciaron los partidos opositores y no desaparecen los OCA, ni uno de ellos.

Para esto, se debe dejar detrás el animo rijoso y la oposición por la oposición misma para poder ejercer una postura crítica ante la conservación de estos órganos. ¿Por qué se crearon?, ¿cumplen a cabalidad su función?, ¿el discurso presidencial tiene algunos puntos a tomar en cuenta o solo son algunas medias verdades y muchas mentiras?

En otras palabras, tenemos que ser capaces de argumentar razones específicas para exigir que no se lleve a cabo el plan del ejecutivo, incluyendo las mejoras en sus funciones y estructura, así como analizar si es tiempo de modificarlos para hacerlos más eficientes, menos costosos y con mayor poder para realizar sus misiones.

De otra forma solo seguiremos en el juego que marca el poder presidencial y el único que saldrá beneficiado será el presidente, puesto que eso radicalizará el voto y no se escucharán los argumentos que lo cuestionen desde tantos frentes y desde tantas voces.

Entendámoslo de una vez, el debate surgido del disenso es el pilar de la democracia, ya que solo de esta forma se puede construir acuerdos que beneficien al mayor numero de personas, al sopesarse y tomar en cuenta la más amplia gama de voces y posiciones.

Hasta ahora la pelea, que no discusión ni debate, alrededor de los OCA se ha mantenido a un nivel de infantilismo preocupante, es decir que el presidente ha logrado reducir la discusión pública a una pelea emocional sin análisis justo en medio de un momento donde el debate debe ser una obligación por ser un año electoral trascendente y los múltiples sucesos que ocurren de forma simultánea.

¿Qué hará usted para esto cambie?

#InterpretePolitico

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.