Opinión

Habemus reglamento

La SCJN avalará el uso terapéutico de la marihuana en la CDMX y ordenará la armonización de la normativa correspondiente en relación al tema.
martes, 19 de enero de 2021 · 16:49

Twitter: @PaolaRodc31

Luego de transcurridos más de 3 años de la reforma a la Ley General de Salud que fuera aprobada por el Congreso en abril de 2017, durante la gestión como presidente de Enrique Peña Nieto, el pasado 12 de enero fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de control sanitario para la producción, investigación y uso medicinal de la cannabis y sus derivados farmacológicos.

Lo anterior como resultado de que la SCJN avalara el uso terapéutico de la marihuana en la Ciudad de México y ordenará la armonización de la normativa correspondiente en relación al tema y que el 19 de noviembre el Senado aprobara  el consumo de cannabis con fines lúdicos en nuestro país, mediante la votación de la Ley Federal para la Regulación del Cannabis.

Sin embargo, el camino aún es largo y el proceso legislativo continúa. Después de elaborado, presentado, discutido, votado y aprobado el Dictamen en la Cámara de Senadores, la Suprema Corte de Justicia otorgó una prórroga al Congreso de la Unión para avalar la citada ley, por lo que la Cámara de Diputados tendrá hasta el próximo 30 abril para discutirla.

Y a pesar de que la regulación del uso de cannabis ha representado todo un reto para todos los involucrados en esta causa; el reglamento, que entro en vigor a partir del pasado 13 de enero y es de observancia obligatoria para toda la República Mexicana, establece la regulación, control, fomento y vigilancia sanitaria de materia prima, derivados farmacológicos y medicamentos de la cannabis, con fines de producción, investigación, fabricación y médicos.

Las disposiciones que facultan a las autoridades con competencia al respecto del uso de cannabis, establecen que la COFEPRIS será la encargada de autorizar a un laboratorio para realizar pruebas y tendrá el control de la importación, siembra y producción final de la cannabis. Asimismo, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) tendrá 90 días hábiles para adecuar su normativa y a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), vigile la sanidad de la cannabis, mientras que el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS) será el facultado de regular en lo que concierne a las semillas.

A pesar de este paso, significativo en la lucha por la legalización y regulación de cannabis, que representa la entrada en vigor del actual Reglamento, aun deja un tanto que desear las disposiciones en lo que respecta al uso medicinal. En la opinión de expertos, su inclusión en las políticas medicas queda expuesta a lineamientos con un enfoque prohibicionista. El requerimiento de la emisión de licencias, registro y vigilancia sobre las diferentes actividades relacionadas con el uso medicinal, merma y dificulta el acceso a los pacientes que podrían recibir sus beneficios terapéuticos.

Además de no permitir el autocultivo de pacientes, los usos autorizados de investigación, producción y comercialización son para medicamentos, mediante recetarios especiales de prescripción, libros de control y registros de pacientes prohibiendo de manera explícita los remedios herbolarios, discriminando fehacientemente la medicina homeopática, de la cual en la actualidad, forma parte un gran porcentaje de los médicos y pacientes cannábicos.

A pesar de que el panorama no es el más adecuado, es cierto que este paso, marca el inicio para un gran camino en muchas materias relacionadas con el uso de cannabis, repercute en la política de drogas, el derecho a la salud, el derecho al libre desarrollo de la personalidad por citar algunos. Son muchos los aspectos por revisar para proteger el verdadero derecho de un sector de la sociedad, sin embargo comienza a notarse un verdadero avance para lograr una victoria en la que ha sido una lucha por una sola causa: la libertad para el uso de cannabis en México.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.