Opinión

La hierba afrodisiaca

En el ámbito sexual, la marihuana también puede dar una sensación de orgasmo prolongado.
martes, 1 de septiembre de 2020 · 15:34

Twitter: @PaolaRodc31

Sexo y cannabis, dos temas con peso, polémicos, controversiales y que a lo largo de la historia han sido los grandes tabúes de la sociedad.

Pese a los estigmas que encierra cualquier contenido sexual o cannábico, hoy se tiene conocimiento de que la cannabis es una sustancia altamente erótica, dado que la planta mantiene una larga e histórica relación con la sexualidad.

La medicina tradicional india cuenta con decenas de fórmulas con marihuana, que se recetaban como afrodisíacos y se decía que tenían la capacidad de aumentar el tiempo de erección, facilitar la desinhibición o amplificar las sensaciones y el deseo. En Serbia, durante el siglo XIX a las mujeres vírgenes se les daba una mezcla conocida como “Nasha” que incluía grasa de cordero y cannabis con el fin de disminuir el dolor durante su primera penetración, también se utilizaba en combinación con la clara de huevo, azafrán y azúcar para el “Guc-kand”, tónico que incitaba al erotismo y ayudaba a los hombres jóvenes para aliviar el dolor de la circuncisión y como estos ejemplos, existe infinidad de usos con fines sexuales en casi todo el mundo y a lo largo de la historia.

¿Cuáles son los beneficios que esta planta ofrece en el ámbito sexual?

Se ha llegado al conocimiento, en este plano, de que la marihuana incrementa las sensaciones, relaja y ayuda a la desinhibición, esto porque el CB1 es el receptor del cerebro que más acusa las consecuencias del uso de la marihuana, y al activarse existe más predisposición al deseo sexual, esta es la razón por la que se experimenta un incremento de la sensibilidad en todas las zonas del cuerpo. Aunado a ello, es importante reflexionar sobre el efecto deshinibidor, que experimentado en pareja resulta en una mayor comunicación sensitiva.

Se habla también de una sensación de orgasmo prolongado, sin embargo esto es más bien resultado de un efecto de distorsión, que se explica en virtud de que, el cannabis cambia la percepción del tiempo, sin embargo es importante mencionar que un estudio llevado a cabo en 2015 por la Oxford University Press reveló que “fumar cannabis, más de una vez a la semana, reducía la producción de espermatozoides en un 28% respecto a los no fumadores o a los que lo hacían en una proporción menor”.

Por otro lado, el efecto desinhibidor y relajante puede provocar conductas más permisivas y prácticas de alto riesgo que pueden tener consecuencias graves en relación con los efectos psicóticos atribuidos a esta planta.

El mito del poder afrodisiaco que por muchos años consistió en una mera especulación, ha sido reafirmado por estudios científicos que parecen indicar que, efectivamente el cannabis puede funcionar como un afrodisíaco efectivo, dado que el tetrahidrocannabinol (THC) estimula la liberación de dopamina y anandamida , sustancias que generan un “cóctel felicidad y placer” en el sistema nervioso.

Al final la conclusión puede ser que en tratándose del ejercicio de nuestra sexualidad, en conjunción con el libre desarrollo de nuestra personalidad existe una gama enorme de opciones para enriquecer la intimidad y la vida en pareja, el sexo cannábico puede ser un buen detonante de la libido y el placer sexual, la decisión de experimentar depende solo de cada individuo, el conocer, el hablar sin restricciones del tema y disfrutarlo depende del criterio que da el entendimiento de que sexo y cannabis no deben ser palabras censuradas. La información nos da un poder…el de la decisión.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.