Opinión

Con tecito en mano

viernes, 7 de agosto de 2020 · 10:16

Amante del Buen Comer®
Twitter: @adelbuencomer

Una buena colega de la oficina tiene la simpática frase de “con café en mano”. Cada que la dice, me la imagino reconfortada con su taza, aspirando el aroma y bebiéndola felizmente, no importando el contexto a su alrededor. Muchos saben que, a pesar de ser amante del buen comer®, no soy aficionada del café y, por lo tanto, solo lo tomo cuando el antojo me invade. Con base en ello, es que he decidido adoptar esta linda frase, pero con lo que a mi me reconforta… el té.

La leyenda del origen del té también es cálida y bonita. Se dice que un día, hace más de 5,000 años, el emperador chino Shen-Nung estaba sentado descansando bajo la sombra de un árbol acompañado de una taza de agua caliente para beber. De repente, unas hojas del árbol se desprendieron y cayeron dentro de la taza, dándole al agua un sabor delicado y un toque único. Desde ese día, un sin número de hojas, raíces, plantas y sus concentrados, forman las maravillosas mezclas que repletan teteras y calientan corazones.

Un té siempre es digno de recibir. Más aún, en esta época de encierro, de reflexión, de crecimiento, pero también a veces de tristeza, de nostalgia y de desesperación, una taza al hervor, calientita, repleta de maravillosos aromas, es un delicioso acompañante que abre el olfato y abraza el espíritu.

Además de su rico sabor y su calidez al cuerpo, muchos tés tienen además propiedades medicinales o preventivas para la salud, reforzando el sistema inmune, combatiendo infecciones, entre muchas otras funciones. Bien dicen por ahí que las abuelitas curan todo, entre tes y ungüentos.

Y a todo esto se preguntarán “¿Cuál es el mejor té?”. Mi respuesta es, el que te guste a ti. Como los vinos, hay para todos los gustos y paladares, desde muy suaves y tenues hasta unos fortísimos y atrapadores. La gama de opciones y variedades es amplísima, así que pueden darse la oportunidad de oscilar en todas ellas y regalarse un rico momento.

Aquí les dejo algunos de los tés que han acompañado mi vida y que la hacen mejor:

Té de jengibre

 Por las mañanas en ayunas, me gusta apapachar a mi estómago con una tacita de este té. Sus propiedades son muchísimas, desde que es un excelente aliado del sistema inmune, pasando porque ayuda a bajar de peso y a la circulación, así como a combatir la inflamación y al estrés. Si se me antoja más tarde, unas gotitas de limón y una cucharada de miel le darán otro sabor y reforzarán sus atributos para mejorar al sistema respiratorio.

Té de rooibos o té rojo

Proveniente de una hierba que se extrae de arbustos, científicamente llamado Aspalathus linearis, el sabor de este té es de mis predilectos, suave y dulce pero certero y gentil. Aunado a ello, muchas propiedades son las que se le atribuyen, como su eficiencia para atacar los dolores de cabeza, el insomnio y el asma, hasta apoyar para evitar el envejecimiento prematuro.

Té de bugambilia, canela, miel, limón y ajo

 Si bien hace mucho que no lo consumo, recuerdo que mi abuela nos lo preparaba cada que algún nieto tenía gripa o tos. El sabor era algo peculiar (sobre todo por el picor que le ponía el ajo), pero la eficiencia del mismo era incuestionable. No había forma de que después de tomarlo, recibir el apapacho y dormir, al otro día no estuvieras listo para otra aventura a lado de los demás primos.

Te de manzanilla 

Por simple que parezca, me encanta su sabor. Entre más concentrado, mejor. Parte será porque me recuerda a mi mamá cuando de niña me cuidaba después de alguna comilona de las que me caracterizan, y parte porque cuando lo tomo, en verdad siento el bienestar en mi estómago. Sobre sus beneficios, creo que son de todos conocidos y, en el caso de los aficionados del mundo de la belleza, para las ojeras también es un remedio maravilloso.

Podría seguir con el listado, pero mejor los dejo para que al terminar de leer estas líneas, corran a su cocina, calienten agua, encuentren el té que más les guste, se sienten plácidamente con él, cierren sus ojos, respiren su aroma, deleiten su alma, agradezcan a la vida que estamos vivos y sonrían… todo esto “con tecito en mano”.

¿Cuál es la diferencia entre té e infusión?

Si bien hablo de tés en general, existe una diferencia entre el té y las infusiones. Si quieren abundar en el tema, aquí un interesante artículo con la diferencia.

View this post on Instagram

Chadao Tea Course - Day 6 u2014 Gaze at the stars but walk on the earth. This is another class I missed last week during the @globalteahut live tea sessions. And this is my last tea course related post ud83dude0a Wu De packed in Day 6 some tea history, tea plant physiology, an overview of the ceremonial roots of tea in Chinau2019s 4 religions, the 6 characteristics of sustainable or living tea, and a condensed overview of Chinese medicine principles and how to use tea as a plant medicine. The course started with the slogan u2018Communicate with natureu2019 as a reminder to reconnect with nature by listening and bowing with receptivity, respect and love. In order to get the full benefits of drinking tea and to benefit the nature and environment with our consumer behavior, Wu De proposes the idea of the u2018living teau2019. Living tea has the following 6 characteristics: 1. Living tea is seed propagated. As a sexual plant, tea trees grown from seeds live longer, and can reach thousands of years in age. The roots of a seed propagated tea plant grow deeper and thus can access more nutrients from the soil. 2. This brings us to the next characteristic: room to grow. A seed propagated tea plant grows deep roots and thus needs space to unfold and grow into a healthy plant. 3. A healthy tea plant doesnu2019t need only space to grow, but also biodiversity. 4. If a tea plant grows in its biodiverse habitat it doesnu2019t need irrigation. Without irrigation, the roots are encouraged to grow stronger and deeper in order to absorb the natural water sources. 5. Another advantage of growing the in a biodiverse environment is that it wonu2019t need agrochemicals. Agrochemicals are both bad for the environment and the tea farmers. There are enough cases of tea farmers who died of cancers because of long-term exposure to agrochemicals. 6. The last characteristic of living tea is that it was made by a tea farmer who is striving to make the best tea they can. These high standards can be difficult to meet and organic tea from tea bushes is always a good alternative. The important thing to remember is that the farmers are willing to grow tea naturally if thereu2019s enough demand on the market.

A post shared by Tea Room Stories ud83dudc58 (@tea.room.stories) on

Amante del Buen Comer®

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc. 

Otras Noticias