Opinión

¿Cómo va el peso?

domingo, 2 de agosto de 2020 · 16:55

Twitter: @sofissy


En lo que va del año, la cotización del peso mexicano frente al dólar estadounidense ha presentado únicamente tres meses con ganancias: enero, mayo y julio 3.25%.

En enero, el peso mejoró 0.11% a 18.8660 pesos, gracias a la firma de una primera fase de un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, así como la ratificación por parte del Senado estadounidense del T-MEC, lo que animó a los participantes del mercado por la posibilidad de que se elevara la inversión en nuestro país, la cual había venido degradándose, y por ende permitir una reactivación de la economía mexicana.

En mayo, se observó una apreciación en todos las monedas de las economías emergentes ante el comienzo de una reapertura económica en todo el mundo tras haber permanecido varios meses cerrados para limitar la propagación del coronavirus y una relativa reducción en las tensiones comerciales entre Washington y Beijing. Además, el gobierno mexicano difundió un plan de reapertura gradual lo que permitieron un mayor optimismo en torno a las expectativas de una recuperación económica en México y el resto de los países del mundo. Por último, el peso mejoró fuertemente por la importante recuperación que presentaron los precios internacionales de petróleo ante la posibilidad de una mejoría en la demanda mundial de este por el regreso a las actividades económicas. De esta manera, el peso avanzó 7.63% en el mes para cerrar en 22.2240 pesos por dólar.

En julio, la paridad del peso frente al dólar subió 3.23% para posicionarse en 22.21 pesos, un nivel ligeramente mejor que el observado en mayo pero aún débil respecto a la cotización del primer mes del año, tras un tropiezo de -3.30% en junio como consecuencia de un panorama más sombrío sobre la evolución de la actividad económicas de algunos países, en particular en Estados Unidos y México, ya que el número de contagios por COVID-19 no había cesado. Ahora bien, la moneda mexicana pudo recobrar un camino positivo en gran parte por los avances significativos en la carrera de la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, después del anuncio de positivos resultados por parte de varios laboratorios, de estar cerca de encontrar un tratamiento que limite o impida contagiarse por SARS-COV-2.

Cabe señalar, que pareciera que el principal factor que permitió que el peso brillara, fue el fuerte declive que ha presentado el dólar estadounidense frente al resto de las monedas del mundo, ya que el mercado ha comenzado a resentir la fuerte inundación de dólares causada por la Reserva Federal quien ha inyectado una buena suma de dólares para mejorar la liquidez en los mercados y promover el consumo, así como la fuerte incertidumbre hacia la reactivación económica estadounidense pues continúan elevándose los contagios en dicho país, provocando que algunos estados decidan cerrar nuevamente comercios, playas, hoteles, entre otros.

Sin embargo, hasta el momento no ha podido avanzar más a causa del fuerte deterioro económico que ha sufrido México (el dato oportuno del PIB para el segundo trimestre alcanzó dos dígitos negativos), la falta de estímulos por parte del Gobierno Federal así como las perspectivas de que la economía estadounidense se vea limitada, lo que podría presionar a la nuestra por la fuerte relación comercial con la que se cuenta, además de que se la ha estado apostando a una mejoría económica por la entrada en vigor del T-MEC en julio.

Por otro lado, a pesar de que Banco de México ha implementado diferentes mecanismos para permitir el acceso al crédito y facilitar la liquidez monetaria en el mercado, lo que ha sido bien recibido por la cotización del peso-dólar, al mismo tiempo, la Instancia Central ha reducido en cinco ocasiones por un total de 250 puntos base a la tasa de referencia, llevándola a 5.00%, por lo que el precio del peso se ha reducido y por ende, las inversiones en pesos también lo han hecho, provocando una salida en la tenencia de activos gubernamentales. Respecto a diciembre de 2019 hasta el 22 de julio, la tenencia por parte de los residentes en el extranjero ha caído en -16.37%. No solamente ha sido por la reducción en el premio de inversión sino por la incertidumbre económica, jurídica y sanitaria de nuestro país y el mundo.

En este contexto, el consenso de analistas aún proyecta que el peso termine el año perdiendo cerca de -20% al cotizar ligeramente por debajo de las 23 unidades, habrá que ver cómo se va desenvolviendo la situación actual y sus efectos en la paridad del peso frente al dólar.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc. 

Otras Noticias