Opinión

Marihuana vs alcohol: las drogas destruyen, el prejuicio mata

martes, 18 de agosto de 2020 · 12:30

Twitter: @PaolaRodc31

Alta presión arterial, enfermedad cardiaca, accidentes cerebrovasculares, enfermedad del hígado y problemas digestivos, cáncer de mama, boca, garganta, esófago, hígado y colon, son los efectos a largo plazo, de los inmediatos podemos hablar de mareos, nausea, vómitos, agitación, conductas agresivas o comportamiento autodestructivo, falta de autocontrol derivado en ansiedad, culpa, descontento general, euforia o soledad y estamos hablando de lo que provoca el consumo excesivo de alcohol, una sustancia de libre venta, que es promovida internacionalmente y constituye una industria enorme a nivel mundial.

Ahora pensemos en la marihuana, siguen faltando estudios, pero hasta ahora se ha comprobado que en el peor de los casos, su consumo excesivo interfiere con las conexiones que se realizan en el cerebro a largo plazo. Obviamente el hecho de que la manera más común de uso lúdico es fumada, se corren riesgos de contraer enfermedades pulmonares y daño en regiones del sistema respiratorio, afecta la memoria inmediata y la coordinación, y en personas con trastornos psicológicos y psiquiátricos, está demostrado que puede acelerar el desarrollo de esas enfermedades y sus efectos.

Sin embargo, la delgada línea que separa la concepción de estas sustancias como nocivas parte de la reflexión acerca del concepto de uso de drogas y sus consecuencias.

El uso de drogas en mayor o en menor medida, a corto o a largo plazo, es perjudicial para la salud, y el hablar de ello no es sencillo pero resulta vital, existe una variedad inmensa de drogas clasificadas en blandas y duras, según el grado de adicción que generan y sus efectos en la vida de las personas, particularmente catalogar a la marihuana, por su activo THC como “peor” que el alcohol resulta incongruente en medida de que los estudios e investigaciones acerca del consumo excesivo arrojan que el alcohol es más adictivo que la marihuana, que genera tres veces más dependencia, es tres veces más tóxico y que sus efectos a corto y largo plazo implican mayores riesgos tanto para el individuo como para la familia y la sociedad.

Como consecuencia del alcoholismo a corto plazo, una intoxicación aguda de alcohol puede provocar el coma y la muerte, su efecto desinhibidor genera una falsa sensación de seguridad y de control, y en consecuencia aumenta las conductas de riesgo, su dependencia genera conflicto en las relaciones sociales; y un tema de trascendencia es que su consumo está relacionado directamente con los accidentes de tráfico y laborales, así como en situaciones de maltrato físico y psicológico.

La situación de la marihuana se torna distinta, más de una tercera parte de la población juvenil la prueba, más del 10% la usa frecuentemente y aproximadamente el 5% casi a diario, produce un efecto de sedación y agudiza la capacidad sensorial, si bien cantidades detectables de THC pueden permanecer en el organismo durante días o semanas después del consumo, los efectos visibles de fumar marihuana por lo general duran entre una y tres horas y se ha demostrado que el cannabis no conlleva ningún riesgo de muerte por sobredosis.

Entonces, ¿Cuál es la diferencia entre este tipo de sustancias? En lo general lo distintivo resulta del hecho de que el alcohol, aun con su alta potencia de peligrosidad, es una droga permitida, de fácil acceso y con la suficiente publicidad para resultar atractiva, la marihuana, a pesar de todo, es ilegal.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.