Opinión

¿Trabajo bajo presión o bajo pasión?

lunes, 10 de agosto de 2020 · 16:45

Sobre la mesa
Twitter: @gerardohdz_p

¿Trabajo bajo presión o bajo pasión? La reflexión la leí en el LinkedIn de la revista RH en las Empresas y hace mucho sentido cuando pensamos en cómo suelen ser los ambientes de trabajo en nuestro México que, en términos generales, tiene normalizada las malas prácticas en la contratación.

En algún momento de nuestras vidas, cuando hemos buscado empleo por un canal formal, podemos encontrar vacantes que, de entrada, te advierten que el lugar es tóxico para emplearse: solicitan personas con tolerancia a la frustración, con disponibilidad de horario, que sepa trabajar bajo presión, que pueda realizar múltiples tareas y hasta que tenga súper poderes.

En un país como México, con una generación de empleo formal desacelerada, donde cada vez es más difícil encontrar un empleo digno, muchas personas aceptan este tipo de ofertas porque no hay más opciones y necesitan comer.

En este contexto, las condiciones laborales no es lo único que se ha degradado en el mercado de trabajo mexicano, los ambientes de trabajo también se han tornado cada vez más desfavorables para las personas.

La prueba de ello está en que muchas empresas siguen buscando personas que trabajen bajo presión, en vez de enfocarse en reclutar personas apasionadas; quieren gente con disponibilidad de horario, cuando por Ley los trabajadores merecen tener clara su jornada laboral.

La realidad es que continuamos arrastrando muchos vicios en la contratación, porque una buena cantidad de negocios sólo buscan a alguien que saque toda la chamba, pero pocas veces se detienen a revisar si la carga de trabajo está bien distribuida, si la jornada laboral se respeta o incluso, si el candidato empata con los objetivos que sigue la empresa.

Deberíamos enfocarnos en que lleguen personas apasionadas, con ganas de aprender y crecer profesionalmente, garantizándoles un trabajo por objetivos y laborando lo necesario, sin exigirle más de lo que debe dar.

¿Por qué buscamos a una persona que trabaje bajo presión, que tolere la frustración, que esté disponible todo el tiempo? ¿Por qué confundimos a un robot con una persona?

La respuesta es sencilla, no se le da la seriedad necesaria a la contratación y mucho menos, a la experiencia del empleado.

Admiro mucho a las organizaciones que son congruentes en sus discursos de que “el trabajador es lo más importante” y sus acciones en favor de mejores condiciones y ambientes sanos. Pero siendo honesto, son muy pocas las empresas que tienen alineado lo que dicen y lo que hacen.

Porque además de buscar a una persona que se adapte a un entorno laboral negativo, los sueldos tienden a ser bajos.

Sin duda, las empresas más exitosas son las que procuran un buen ambiente de trabajo, alineado con buenas remuneraciones. Los negocios que se preocupan realmente por sus trabajadores son los que consiguen una fuerza de trabajo comprometida, a la que ni si quiere se le tiene que pedir que haga las cosas, dan lo mejor de sí porque tienen bien puesta la camiseta.

Encontrar ofertas de empleo con este tipo de características, donde sólo se busca cubrir la vacante, a costa de sueldos bajos y tolerar dinámicas de trabajo que ya no van con el siglo XXI, es una muestra de que nuestro mercado laboral -aún en el sector formal- está reprobado en darle el valor que realmente tiene la gente en la organización.

El 23 de octubre de este año entrará en vigor la segunda etapa de la NOM 035 de factores de riesgo psicosocial, que obligará a los centros de trabajo -dependiendo su tamaño- a diagnosticar los riesgos psicosociales en los colaboradores como pueden ser cargas de trabajo, liderazgos negativos, una jornada de trabajo que no se respeta, falta de control sobre el puesto, poco equilibrio entre la vida laboral y personal, entre otros.

Con base en este diagnóstico, las empresas diseñarán políticas y acciones que ayuden a mitigar estos riesgos que, pueden provocar un daño en la salud mental de los trabajadores.

Así es, ahora es una obligación patronal promover entornos organizacionales favorables.

Las empresas que aún tienden a buscar candidatos que trabajen bajo presión, que toleren la frustración, disponibles 24/7… seguro les costará más trabajo cumplir con las nuevas reglas.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.