Opinión

Nos siguen matando

martes, 28 de julio de 2020 · 16:58

Twitter: @YessUrbina

En 2020 se ha registrado un aumento del 7.7% en feminicidios según cifras oficiales, tan solo entre mayo y junio las carpetas de investigación sobre este delito aumentaron en un 40.3% siendo el Estado de México, Veracruz y Chihuahua las entidades con más casos. También aumentaron las denuncias por violencia familiar y es que, aunque el presidente diga que las mujeres estamos más protegidas que nunca, los números muestran exactamente lo contrario.

Tampoco podemos olvidar que hace apenas unas semanas se anunció la cancelación del presupuesto federal destinado a la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) en los estados de Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Puebla, Nayarit, Zacatecas y Jalisco y una reducción del mismo en Quintana Roo y Tlaxcala. Es decir, se pretendían quitar más de 37 millones de pesos al combate de uno de los problemas que aquejan a una mayor parte de la población mexicana: las mujeres. Claro que esto no sucedió, como en muchos otros casos, se recurrió a la presión colectiva y la Secretaría de Gobernación dio marcha atrás a una decisión infundada y que requiere de seguimiento cercano sobre las acciones emprendidas para atender el entorno violento que enfrentamos millones todos los días. 

Estar en casa no ha significado lo mismo para todas, el aumento en los números de denuncias sobre violencia intrafamiliar y sexual demuestran, una vez más, la urgencia con la que el problema debe ser atendido. Después de la marcha del 8 de marzo, se sentó un precedente muy claro que, aunque apagado por la pandemia, hoy exige estar más presente que nunca ante los atroces feminicidios que siguen siendo noticia unos días y luego se disipan, la realidad es que solo seguimos enterándonos de una pequeña fracción porque se siguen matando, en promedio, a 11 mujeres todos los días sin que haya garantía de justicia.

Además, con la nueva normalidad vemos una falta de perspectiva de género, no se ha pensado en las madres que tendrán que volver pronto a sus empleos de forma presencial, no hay un plan claro sobre qué pasará con las que no tienen un acceso a guardería o que no tienen a nadie que pueda auxiliarlas con el cuidado de los menores mientras el regreso de las escuelas siga aplazándose.

Las distintas formas de violencia hacia la mujer siguen presentes hasta en el rincón más pequeño. Nos siguen matando y estamos ante un presidente que no dimensiona la realidad que sufren millones, aún con un gabinete paritario y con muestras suficientes para aceptar la existencia de un problema, prefiere calificar esta lucha y exigencia como conservadoras o dejarlo en un plano de tradicionalismo que nada tiene que ver con la realidad, continúa con la venda del machismo en los ojos mientras el número de víctimas aumenta día con día. 

Entre todos los problemas que se han visto agudizados con la pandemia, no podemos permitirnos dejar de lado uno que vulnera a una mayoría y que se extiende cada vez más. Es urgente replantear el proceso y seguimiento de denuncias de violencia en sus distintas vertientes, es urgente apostar por una perspectiva de género que logre transformar nuestro sistema de justicia y nuestras instituciones. Es momento de no escatimar esfuerzos ni recursos en una prevención efectiva de la violencia y la pandemia no debe ser pretexto para dejarlo de lado o querer desviar la atención.

Continuamos en un entorno muy violento, que nos desprotege y vulnera, aunque se diga lo contrario. Desde las diversas trincheras feministas se sigue exigiendo justicia, se sigue presionando y avanzando para que la legislación nos proteja como hace la Ley Olimpia y seguiremos luchando por un país que también esté hecho para nosotras y vele por el ejercicio pleno de nuestros derechos.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.