Opinión

¿Jóvenes construyendo el futuro?

martes, 28 de julio de 2020 · 09:58

Twitter: @LaniAnaya

La semana pasada, Andres Manuel López Obrador anunció la iniciativa de reforma al sistema de pensiones mexicano en la cual se le da más carga a los patrones para asumir el incremento de 6.5 a 15% en aportaciones bajo el esquema de afores. Si bien esta noticia pareciera ser una mejora de la calidad de vida en los trabajadores, la noticia también refleja dos cosas. Por un lado, es una alternativa que “resana” más no resuelve de raíz en cuanto a la falta de esquemas de apoyo económicos ante crisis como la actual pandemia. Por el otro, y a modo de introducción del tema de nuestro interés, se observa en las imágenes de esa conferencia de prensa -que ya han sido objeto de memes en redes sociales- una clara falta de mujeres y jóvenes como tomadores de decisiones.

Esa misma semana, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSONU), órgano central de dicho organismo internacional y lugar donde México ya tiene asegurado un asiento durante el bienio 2021-2022, aprobó la resolución número 2535, la tercera resolución en Jóvenes, Paz y Seguridad (YPS, por sus siglas en inglés). Los objetivos de dichas resoluciones han sido cambiar la narrativa de los jóvenes en los conflictos; dejar de verlos como los perpetradores o delincuentes, y enfocarnos en su potencial catalizador para construir la paz. 

Grosso modo, la presente resolución hace un llamado a los Estados miembros y demás actores involucrados a coaccionar vías para la inclusión efectiva de los jóvenes (18 a 29 años) en la toma de decisiones relevantes en la transformación de conflictos. Esto incluye mejorar los espacios cívicos de participación juvenil, al igual que garantizar la protección juvenil en contextos de conflicto, y el desarrollo de hojas de ruta nacionales compaginadas con la agenda YPS. Además la resolución 2535 establece la publicación de un reporte bienal de YPS en el que se informe al CSONU cómo se implementan las resoluciones 2250 (2015), 2419 (2018) y la actual 2535 (2020).

¿Cómo le compete a México la resolución 2535?

A pesar de la relevancia del tema de juventudes en el CSONU, nuestro país se ha pronunciado muy poco, incluso en las vísperas de su elección ante dicho organismo. No obstante el tema es más que relevante tomando en cuenta que aún hay camino por recorrer en lo que la representante juvenil de la Unión Africana, Aya Chebbi, concibe como co-liderazgo internacional. Nuestro país requiere repensar cómo hacer política de la mano de los jóvenes. Aunado a ello, siendo México uno de los países con mayores índices de violencia que incluyen factores estructurales que incentivan la participación de los jóvenes en el crimen organizado, la agenda YPS adquiere relevancia para lograr mayor paz en el territorio nacional. Otra razón relevante es que las resoluciones pasadas  han sido impulsadas por los miembros no permanentes -Jordania en 2015 y República Dominicana en 2020- ;por lo que México continuaría con dicho liderazgo posicionando la agenda para las juventudes globales, además de enfatizar las necesidades de la región latinoamericana en dicha temática. 

El detalle con esta y otras agendas que conectan la política exterior y la interna, es la necesidad de congruencia entre ambas. Un ejemplo tiene que ver con el tema de género.  México, junto con países como Suecia, son de los pocos en contar con una política exterior de género que promueven e incentivan la construcción de puentes entre la equidad de género y la seguridad nacional a través de la participación de la mujer en aspectos económicos, políticos y sociales a fin de lograr un mundo más pacífico: todos ellos relacionados con la agenda de Mujeres, Paz y Seguridad bajo la resolución 1325. Aunque esta fue una de los puntos destacados durante la candidatura mexicana para el CSONU, hace unas semanas el gobierno federal recortó el presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres en un 75%. Si se busca el posicionamiento global en estos temas, también se debe actuar con el mismo interés al interior del país 

Así, en un marco donde parece que la participación juvenil en espacios públicos de toma de decisiones es poca, la YPS debe ser posicionada como una estrategia de prevención, mitigación y transformación de la violencia en México. Esperemos que la política exterior mexicana tome esa bandera y que se implementen políticas internas que protejan, y promuevan la participación de los jóvenes como agentes de cambio relevantes en la construcción de paz mexicana. 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.