Opinión

¿Quieres que tu negocio crezca? No olvides al empleado

lunes, 27 de julio de 2020 · 13:11

Sobre la mesa
Twitter: @gerardohdz_p
 

¿Cómo te gusta que te traten? Antes de poner un negocio, antes de emprender y lo más importante, antes de contratar gente debes hacerte esta pregunta.

Más allá de la innovación en productos o servicios, la clave para que un negocio crezca es la gente, el empleado. El colaborador es quien se “rifa” todos los días frente al cliente para que la empresa no caiga. Por ello es importante cuidarlo y no olvidarnos de que es el activo más importante.

Lo más sencillo es sólo limitarnos a contratar a una persona, asignarle sus tareas -en el mejor de los casos- y pagarle. Esta relación “fría” que tienen algunos patrones con su cliente interno (colaborador) es la razón principal por la que una empresa no crece.

Hay patrones que se desprenden totalmente del colaborador. Es decir, piensan que sólo con pagarles es suficiente y se desconectan por completo, jamás se acercan a preguntarle cómo está, si tiene una propuesta para mejorar, si considera que el trabajo se puede hacer de otra forma… Y en el peor de los casos, el dueño del negocio se desconecta tanto que no sabe ni cómo tratan los líderes de la organización a los empleados.

Conforme avanzan los tiempos y los hábitos de consumo cambian, las empresas enfrentan un mayor desafío que no puede vencerse si no tienen colaboradores comprometidos. Pero con una relación tan fría como lo es la dinámica de “te doy una orden, tú la cumples y yo te pago”, es imposible lograr un compromiso del colaborador, a lo mucho, el empresario consigue un empleado responsable, pero no comprometido.

El compromiso se logra cuando el colaborador encuentra respuestas a preguntas como ¿Qué ha hecho el patrón por mí? ¿Cómo me trata el patrón? ¿La empresa se preocupa por mí? ¿Qué libertad tengo de proponer mejoras a mi trabajo? ¿Han reconocido mi esfuerzo? ¿Han atendido una queja que he tenido? ¿Tengo las herramientas necesarias para hacer mi trabajo? ¿En la empresa me ayudan a mejorar, me capacitan para realizar mejor mis funciones?

Hay una regla básica: si quieres cuidar al cliente externo, entonces debes valorar de mejor forma al cliente interno.

El capital humano es la clave del éxito. Si cuidas a tu trabajador, si te preocupas por él, si eres empático, si estás al pendiente del trato que recibe, si le das un margen para proponer mejoras, si lo capacitas, si le das los elementos necesarios

para hacer su trabajo, si permites que proponga cosas para mejorar, si reconoces su esfuerzo… En pocas palabras, si eres un buen patrón, tendrás un colaborador comprometido, leal y motivado.

Algunos piensan que todo lo anterior requiere de invertir, pero lo cierto es que no. Hay muchas cosas que puede hacer un patrón por sus empleados que no requieren una inversión adicional, sólo cambiar el chip. Existe una gran diferencia entre ser jefe y ser líder. La pregunta es ¿Cuál quieres ser tú?

Muy importante, en todo esto no hay que olvidar que el sueldo va alineado, así que los dueños de los negocios deben empezar por ahí, pagar un salario acorde al puesto y las responsabilidades que le dan al colaborador… Es una muy mala práctica pretender pagar un sueldo bajo y pedirle al colaborador casi casi ser el administrador del negocio.

Por eso, también hay que reflexionar en la siguiente pregunta ¿El trabajo que yo estoy pidiendo, lo haría por el sueldo que ofrezco pagar?

En ocasiones, el patrón se mete tanto en el royo de ser emprendedor, de querer que su negocio crezca que se olvida que una empresa se debe al trabajo que hacen los colaboradores y que los empleados, antes de ser subordinados, son personas.

Así que, si eres patrón, no olvides este principio y seguro a tu negocio le irá mucho mejor.

P.D. Aplica también para que tu negocio se recupere.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.