Opinión

A 100 días

lunes, 27 de julio de 2020 · 14:24

Actos de poder
Twitter: @Fercoca

La semana no ha comenzado bien para el presiente Donald Trump. Primero, el huracán Hanna le tiró parte de su muro en la frontera de Texas con Tamaulipas. El acero con el que el republicano quiere impedir el paso de migrantes y, supuestamente, droga hacia su país, cayó por la fuerza de los cientos del huracán como símbolo de que, ante la naturaleza, todo dique que se interponga a su paso será destruido.

La otra noticia que no debe tener nada contento al habitante de la Casa Blanca son los pronósticos de cómo se conforman los escenarios del voto en el Colegio Electoral.

Recordemos que gana la elección presidencial el que tiene más delegados y no el que obtiene el voto popular.

Así pues, Real Clear News publica que Joe Biden tendría 22 votos del Colegio electoral por 115 de Trump. En disputa hay 201 votos.

Para ganar la elección se requieren de 270 votos. Los 201 que están en disputa se encuentran en estado clave como Texas, Florida, Arizona y Nevada en donde los candidatos no tienen nada seguro todavía.

Hace 4 años, Hillary Clinton obtuvo la mayoría del voto popular pero no en el Colegio.

Ahora, Trump no solo tiene a Biden compitiéndole y en ventaja en la carrera presidencial, sino que los diques que no le permiten alcanzar a su oponente cada día lo aleja más de la reelección: el pésimo manejo de la crisis del COVID-19, el desempleo y la caída en la economía, aunque n estos dos últimos rubros, de repente se ven mejorías.

Trump ya está preparando un escenario para alegar fraude electoral: acusa que el voto por correo podría propiciar esa manipulación. La pandemia puede inhibir a los electores a concurrir en las mesas de votación y Trump ya tienen en ello su argumento para manchar los comicios.

Estamos ante un escenario inédito en materia electoral. La campaña presidencial en los Estados Unidos es atípica por la pandemia.

El futuro de Trump está ligado por su negligente manejo de la pandemia. ¿Merece perder?

La Letrina. Emilio Lozoya Austin o su defensa legal, estarían filtrando nombres de presuntos beneficiarios de “moches” para aprobar las mal llamadas “Reformas Estructurales”. Sorprende que los receptores de los millones de dólares repartidos sean integrantes de los mismos partidos que promovieron las reformas laborales, energética y de educación. ¿Acaso el expresidente Peña Nieto no tenía el más mínimo control en su partido y con sus aliados legislativos? Si así era, cuan jodidos estábamos.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.