Opinión

La globalización de la industria cannábica

martes, 9 de junio de 2020 · 14:08

Twitter: @PaolaRodc31

Ha sido noticia en los últimos meses, los beneficios del CBD para mitigar los efectos psicológicos que la pandemia del COVID-19 ha provocado, razón por la que las ventas por internet de productos que lo contienen han aumentado considerablemente, en Europa hubo un incremento del 27 por ciento de ventas en los primeros tres meses de 2020.

Lamentablemente el informe titulado El impacto del covid-19 en los mercados de la droga de la Unión Europea señala que el mercado negro digital ha sido utilizado para mantener el abastecimiento minorista de drogas, dado que este tipo de tecnología permite al narcotráfico envíos de paquetería y menor dependencia del efectivo como forma de pago. Las conclusiones del estudio señalan que:

 

"Este tipo de acciones ya existían, pero la epidemia de Covid-19 aceleró el proceso digital en la venta de estupefacientes, ante la cual diversos cuerpos de policía europeos no están totalmente preparados”.

Ante tal situación, se ha propuesto mejorar las condiciones regulatorias y políticas para la industria de producción de cannabis en diferentes regiones del mundo, dado que el interés empresarial en su producción y distribución ha resultado en una nueva perspectiva que apunta como una opción de repunte económico global. Sin embargo, la amenaza de un desarrollo sigue siendo la misma constante de la historia cannábica: la omisión regulatoria en muchos países y la estigmatización en general de la sociedad.

Los procesos técnicos y regulatorios que debe enfrentar el cultivo y la distribución del producto de esta hierba, enfrentan un camino de largos y complejos permisos de elaboración y exportación que impide la libre competencia en una producción internacional.

En nuestro país, a partir de que el dictamen de la iniciativa de ley para la regulación del uso de cannabis fue aprobada, se abrió el camino para impulsar el desarrollo de la industria del cannabis y el cáñamo, en este momento, en que el enfrentar la crisis económica causada por la pandemia del coronavirus representa una prioridad para el estado mexicano, se ha llevado a cabo el primer conversatorio virtual organizado por el Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo, como un primer paso para “proponer soluciones de diversificación de fuentes de ingresos en un entorno que, ahora y por decir lo menos, resulta muy vulnerable económicamente”, según la perspectiva de los especialistas organizadores. En el conversatorio titulado México después del covid–19, la regulación del cannabis y el cáñamo en el proceso de recuperación económica del país, se habló sobre las posibilidades de desarrollo de esta industria en México se plantea la existencia de un gran potencial para el desarrollo de la industria del cannabis y el cáñamo, dadas las ventajas geográficas, climáticas, agrícolas y sociales, que favorecen el mercado de producción, distribución y comercialización de la planta y sus derivados.

Así las cosas, en el contexto mundial, la crisis puede ser tomada en cada caso particular, como un desastre con consecuencias fatales o como una oportunidad para emprender nuevos proyectos. La industria cannabica representa más beneficios que perjuicio, es hora de abrir los ojos y mirar lo que tenemos ante nosotros, mas allá de los argumentos repetitivos, obsoletos y carentes de tolerancia hacia la hierba, este puede ser el parteaguas para fomentar el desarrollo de una nueva y sustanciosa industria que represente un avance a nivel mundial.