Opinión

La Guardería ABC y la crisis de la CEAV

jueves, 4 de junio de 2020 · 15:56

Twitter: @CLopezKramsky

Vivimos la crisis institucional más devastadora que se recuerde en la última década para las víctimas de delitos y de violaciones a derechos humanos, en la que, por un lado, la doctora Mara Gómez Pérez, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), anunció la paralización de los servicios de ese organismo debido al recorte de 75% de recursos para servicios generales, contratos y servicios materiales; por otro lado la Secretaría de Gobernación (SEGOB), a través de su titular Olga Sánchez Cordero y del subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, afirmaron que ningún organismo adscrito a esa dependencia dejará de atender a las víctimas, desconociendo que la CEAV no está adscrita a esa SEGOB.

En un tercer escenario, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, pareció dar marcha atrás al recorte a través de Twitter y, finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ordenó la disminución presupuestal de 75% a través del decreto de austeridad de fecha 23 de abril de 2020, señaló sórdidamente en su conferencia “mañanera” desde Campeche, que con el 25% de presupuesto que le sobra a la CEAV es suficiente para operar en junio y julio, es decir, el recorte va. Todo un espectáculo digno de los Tres Chiflados.

Hoy la atención a víctimas en México corre serio peligro de quedar paralizada tanto por la falta de planeación del presidente López Obrador, quien ordenó recortar presupuesto a diestra y siniestra sin evaluar la situación de cada institución, como por la falta de oficio en SEGOB y en SHCP que no pudieron prever que la función de la CEAV es esencial para uno de los segmentos poblacionales en situación de mayor vulnerabilidad y, en tercer término, por el evidente fracaso y colapso institucional en el que se ha sumido la CEAV en la presente administración.

¿Cuál es la intención de este caos auto infligido? Hay varias hipótesis: una de ellas apunta a que la CEAV está “curándose en salud”, pues el desastre institucional provocado por esta administración es de proporciones bíblicas y, con esto, la comisionada está aprovechando la oportunidad para justificar la parálisis. Otra línea apunta a que se está causando la crisis necesaria para obligar una reforma a la Ley General de Víctimas y transformar de raíz a la CEAV, incluso, con la posibilidad de que se adscriba como un organismo o un área de la SEGOB y desaparecer el fideicomiso del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, pues es bien sabido que el presidente López Obrador tiene una cruzada para liquidar todos los fideicomisos públicos, para utilizar esos recursos en sus proyectos faraónicos como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto de Santa Lucía. La tercera hipótesis es que simple y sencillamente ni SEGOB sabe qué instituciones dependen de ella; ni SHCP tenía idea de que la CEAV es un organismo defensor de derechos humanos y que ésta no se enteró que venía un recorte y solo pataleó cuando le congelaron los fondos, es decir, por falta de oficio y experiencia. Como sea, las únicas perjudicadas con esta parodia son las víctimas.

11 años de la tragedia de la Guardería ABC

Y en este caos, este 05 de junio conmemoramos un aniversario más de la tragedia de la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora. Es una fecha de luto nacional, en la que debemos recordar que 49 niñas y niños fallecieron por negligencia criminal y que, a pesar de que han pasado 11 años, la justicia no ha llegado para las víctimas y sus familiares. Además, más de 100 menores y adultos sufrieron quemaduras, exposición a gases tóxicos y lesiones, quienes siguen luchando contra las secuelas del incendio y contra la negligencia institucional. ¿Quién debería estar reparando a las víctimas de esta tragedia? La CEAV, pero eso no será este año, otra vez, pues la institución está paralizada.

Pero no hay que desviar la vista, pues la parálisis de la CEAV no es la única explicación a la falta de atención y reparación en el caso de la Guardería ABC y en miles más. La CEAV simple y sencillamente tiene una estrategia de litigio en contra de quienes exigen su derecho a ser reparados conforme a la ley, y eso la ha envuelto en una bola de nieve de amparos y quejas judiciales que ya no puede detenerse. Mientras tanto, el Poder Judicial de la Federación ha evadido sistemáticamente resolver de fondo los juicios planteados por las víctimas de esta atrocidad y, en consecuencia, este undécimo aniversario es uno más a la larga lucha por justicia.