Opinión

México y los retos ante las energías limpias

lunes, 15 de junio de 2020 · 15:38

Twitter: @AngelesAyalaD

Alcanzar la seguridad energética es uno de los principales anhelos de la administración federal actual. El poder asegurar que todos los mexicanos pueden ser abastecidos de energía y con recursos propios. Sin embargo, las necesidades actuales de nuestra sociedad global nos encaminan a buscar alcanzarla haciéndole la menor cantidad de daño al medio ambiente como sea posible. Esta necesidad de primer nivel, prioridad no únicamente del gobierno actual, sino de las anteriores. 

A principios de este año WWF (World Wild Fund for Nature) hizo un llamado a los líderes mundiales para tomar medidas urgentes y sin precedentes en 2020 para atender las emergencias generadas por el cambio climático. 

“Se necesita acción urgente para volver a equilibrar nuestra relación con el mundo natural. Las consecuencias de no cambiar el curso actual son enormes, no solo para la naturaleza, sino también para los humanos. Dependemos de la naturaleza mucho más de lo que la naturaleza depende de nosotros", dijo Marco Lambertini, Director General de WWF International.

La pérdida de biodiversidad a la que nos enfrentamos usualmente la relacionamos a consecuencias que no viviremos hasta dentro de un futuro remoto, sin embargo, los eventos climáticos sobran para evidenciar que las consecuencias las estamos viviendo ahora.

En palabras de la Secretaria de Energía Rocío Nahle, actualmente en México, del abastecimiento de electricidad en cuanto energías renovables sólo 7% es eólica, 4% solar, hidroeléctrica 16%, nuclear 2% y geotérmica 1%. Pero perdura el Gas como el principal recuro utilizado.

Ahora por otro lado enfrentamos en México una realidad bastante compleja en cuanto a la energía limpia se refiere, la Secretaria Nahle declara que lo que buscan es cuidar la confiabilidad del sistema eléctrico porque está al servicio de la utilidad pública y no al servicio de privados, ya que un negocio muy rentable durante varios años fue el vender energía sobrante, ya que se les dio el permiso a empresas de hacer centrales de autoconsumo en el que una fábrica muy grande tiene energía de sobra privada, a través de socios comenzaron a comercializar la electricidad creando un mercado paralelo desregulado, y un desorden en el país en cuanto al abastecimiento de energía eléctrica en donde los privados llegaban a ser parte de una guerra de ofertas en donde para poder seguir manteniendo a sus clientes les rebajaban un peso al costo total, restando considerablemente el control de la Comisión Federal de Electricidad sobre la energía dentro del territorio nacional, y quedando como la principal responsable cunado el servicio de luz no llega, aunque en ocasiones no es la Comisión quien tiene el control.

Por otro lado aplicando una visión más crítica y de centro, podemos ver que desde administraciones pasadas no se planeó por parte de la CFE la manera de regular  a los privados para que no comercializaran con su energía entre ellos, y que cuando se presentaran problemas en el abasto, no se llevara la responsabilidad total la Comisión Federal. Ahora el gobierno federal tiene un tema muy complejo por resolver, mientras que el tiempo para cumplir con los primeros resultados en cuanto a las metas acordadas en los Acuerdos de París firmados por México en el 2016 cada vez se acercan. 

México es el país número doce en todo el mundo en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero, el 2019 fue el segundo año más caliente, y la década de 2010 fue con mucho la más caliente de la historia. 

Cada año se publica el Emissions Gap Report, muestra la brecha de emisiones entre las metas al 2030 planteadas en el Acuerdo de París por los países (NDCs) y las reducciones necesarias para no sobrepasar 1.5 o 2.0 grados de incremento en la temperatura. 

La brecha para una trayectoria de 2.0 grados es de alrededor de 14 GT (18 veces las emisiones de México). Hicieron un llamado a que todos alcancen la neutralidad de emisiones antes del 2050.

Según Adrián Fernández-Bremauntz Director Ejecutivo de Iniciativa Climática de México (CLIMA), el sector con mayor potencial de reducción de emisiones de forma costo-efectiva es la generación eléctrica con energías renovables al menos 60-70 millones toneladas.

 Las emisiones en 2013 fueron de 665 millones de toneladas de CO2e; la línea base estimada para 2030 es de 973 Mt.

La meta actual significa emitir sólo alrededor de 759 millones de toneladas de CO2e en 2030, lo que significa 214 millones de toneladas menos. 

Debido a las recientes decisiones del gobierno federal es muy probable que México se convierta en el primer país del G20 que en los hechos le da la espalda al Acuerdo de París, no honrado sus compromisos de reducción de emisiones. 

Mientras que se sigan privilegiando por parte de la CFE y SENER la generación de combustibles fósiles, será más cara y muy contaminante, causando miles de casos de enfermedades y de mortalidad prematura. 

La voluntad del presidente que falta de visión al futuro, y está estancada en hacer lo que sea su voluntad debería ser frenada por lo que la mayoría de las personas en su gabinete consideren correcto, y detener su actuar enfocado en los intereses electorales y políticos, más que en el bien común. 

 

 

Otras Noticias