Segundo combate, la crisis económica

miércoles, 6 de mayo de 2020 · 16:44
Twitter: @JOHN_OLIVERA Con el inicio de la contingencia sanitaria se fue sembrando una nueva crisis económica mundial. A tan solo mes y medio de la declaración de la fase dos en Europa y en algunos países del Continente Americano, las afectaciones económicas están causando estragos de forma gradual. Sin embargo, la mayoría de las naciones no han reducido en su totalidad la producción de sus países como lo hizo en su momento China, que de manera inmediata ordenó a sus ciudadanos a confinarse en sus hogares hasta nuevo aviso. Esto tiene dos vertientes. El primero, China no tuvo afectaciones económicas severas debido a que tiene un fuerte respaldo financiero. Segundo, optaron por frenar totalmente sus actividades de forma general cumpliendo la cuarentena y volver a sus actividades cotidianas de manera gradual. Esto con la finalidad de perder cuarenta días productivos y no el resto del año como, lamentablemente, se verá en muchos países.

¿Cuál es nuestra situación económica?

En las últimas semanas se obtuvieron pocos resultados positivos en los mercados donde nuestro país respalda su economía, es decir, el petróleo continúa perdiendo valor en el mercado, así como como las áreas productivas-comerciales donde la clase media amortigua el peso para mantener estabilidad financiera. Sin duda, estos factores no están siendo atendidos ni siquiera observados de forma puntual para contrarrestar los efectos negativos futuros. Por otro lado, en todo el territorio nacional se cuenta con un gran porcentaje de informalidad nacional. De acuerdo con datos del El Economista, “Informalidad repunta a 56.3% de la población ocupada”, 25 de septiembre de 2019 (corresponsal, Ana Karen García), donde por diversos factores no cumplen con las obligaciones fiscales, pero a consecuencia de la inflexibilidad hacendaría, la mayoría de estos negocios a penas cumplen con sus gastos diarios. Desafortunadamente, el desempleo, la falta de incentivos fiscales, entre otros factores, no permite llegar a la formalidad. Podrías leer: Dólar llegaría a 25 pesos por crisis económica y coronavirus En estos momentos de contingencia sanitaria los que tienen mayor dificultad económica son aquellos negocios informales que a un mes de haberles restringido sus actividades; hoy en día presentan complicaciones productivas y comerciales para llevar sustento a sus familias. Queda claro que la mayoría ha tenido que rematar su mercancía para conseguir algunos ingresos y otros optaron por presionar a las autoridades locales, estatales y federales para que se les permita reincorporarse a sus actividades de forma segura.

Sectores industrial y empresarial

Junto con los trabajadores son los que están más atentos a las indicaciones de las autoridades para reactivar su productividad. Estos dos sectores no han planteado ningún protocolo de seguridad sanitaria que permita continuar con sus actividades, por lo menos de forma dividida que evite la concentración de empleados, contagios y desempleo. Los esfuerzos deberían ser tripartitos de manera que se encuentren soluciones sin señalar culpables. Continúa leyendo: ‘Pobres no deben temer’, afirma AMLO ante caída de petróleo

Reflexión

Como sociedad debemos promover el consumo interno para fortalecer la economía local y extenderlo a los siguientes niveles. Esto crearía una cadena de beneficios que propiciarían la reactivación económica gradual y potencial, así como conservar los empleos e intensificar las actividades comerciales con el fin de amortiguar el gran peso que de la recesión económica traerá como consecuencia. China está listo para cambiar su esquema económico de forma virtual a través de su red 5G. México debe estar a la vanguardia y comenzar a trabajar en los nuevos esquemas macroeconómicos, globales y financieros a nivel mundial con un nuevo sentido paradigmático: sustentable, con energías renovables y de equilibrio ecológico.