Coronavirus exhibió la vulnerabilidad del mercado laboral

martes, 5 de mayo de 2020 · 07:41

Sobre la mesa

Twitter: @gerardohdz_p ¿Qué tan vulnerable es nuestro mercado laboral? Es una pregunta que debemos hacernos una vez que pase la pandemia por el coronavirus. Si de culpables se trata, el Covid-19 es el primer responsable del freno de la actividad económica que ha desencadenado en la pérdida de empleo, reducción de sueldos e incertidumbre en las personas que aún tienen el sustento para su hogar. Pero el coronavirus no es culpable de la vulnerabilidad del mercado laboral mexicano, el Covid-19 sólo llegó a exhibirla más, aunque esta visibilidad que se le ha dado a temas como la falta de prestaciones, los bajos sueldos, la informalidad y en general, las pocas garantías de los derechos laborales, es un punto de partida para mejorar las condiciones de la fuerza de trabajo de nuestro país. El coronavirus no es el responsable de que en México 4 de cada 10 subordinados y remunerados no tienen acceso a una institución de salud como prestación ¡Ojo! No estamos hablando de emprendedores o freelance, se trata de trabajadores con un patrón. Te puede interesar: Contra el COVID-19 sin condiciones laborales A pesar de que la seguridad social es una prestación de Ley y una obligación de los patrones, los servicios de salud no son una realidad –al menos en prestación laboral- para 16.7 millones de asalariados en el país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). En 10 años, se sumaron 2.7 millones de trabajadores a las filas de empleos que no garantizan el acceso de una institución de salud, algo casi indispensable ante la situación sanitaria que atraviesa México. Antes de que el coronavirus llegara a nuestro país, ya teníamos 16 millones 545,461 trabajadores sin contrato por escrito. Es decir, sin un papel que proteja sus derechos laborales. Te podría interesar: AMLO pide que se dé aguinaldo y no hacer despidos en diciembre Definitivamente, el coronavirus tampoco es culpable de que en México haya 31 millones de trabajadores informales, frente a 26 millones de empleados formales.

Los niveles de informalidad en México

Los niveles de informalidad de México, según la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, están más cercanos a los de países de África que al de naciones Latinoamericanas. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su índice de Mejores Trabajos en materia de formalidad ubica a nuestro país en la posición número 10 de 17 naciones de América Latina y el Caribe. La informalidad ha sido la válvula de escape de nuestro país para evitar que la economía decrezca más, pero esto a costa de precarizar más el mercado laboral mexicano. Podrías leer: ¿Y Elektra? Gobierno exhibe a empresas que se niegan a cerrar Claro está, todo depende con el cristal con que se mira y aunque algunos pueden ver con buenos ojos la informalidad, lo cierto es que los empleos que se generan en este sector están desprotegidos, porque el respeto a los derechos laborales queda a la buena fe de los patrones. Efectivamente, tampoco se respeta mucho la legislación laboral en el sector formal, pero al menos hay más garantías. El coronavirus tampoco es culpable de que haya trabajadores en plataformas digitales que no pueden exigir respeto a sus derechos laborales porque la relación de trabajo no es reconocida por las empresas. El Covid-19 no es responsable de que nuestra legislación haya sido rebasada por el futuro del trabajo y aún no se hagan las modificaciones pertinentes. En estos días, el Covid-19 ha evidenciado lo mejor y lo peor de nosotros en materia laboral. Hemos visto empresarios preocupados por sus trabajadores, resistiendo el impacto con ellos, sacrificando comodidades para conservar empleos y salarios. Pero también han salido a la luz las malas prácticas patronales y violaciones a la Ley Federal del Trabajo. Puedes leer también: Empresas emocionalmente responsables En la otra cara de la moneda, están los patrones que su primera decisión ha sido despedir personas o recortar sueldos. También se han hecho presentes los empleadores que mandan a descansar a sus trabajadores sin pagarles y violando la Ley Federal del Trabajo. Pero las malas prácticas patronales, tampoco son culpa del coronavirus, siempre han existido en México. En nuestro país, la evasión de obligaciones patronales es parte de la (triste) realidad del mercado laboral. Y qué no decir de la quietud de los sindicatos, de la cual tampoco es responsable la pandemia, en México el sindicalismo llegó a un punto en el que dejó de defender a los trabajadores y en estos momentos, poco han hecho para alzar la voz por la fuerza laboral a la que no se le ha respetado sus derechos.

Otras Noticias