Aplanar la otra curva

martes, 5 de mayo de 2020 · 15:53
Twitter: @YessUrbina La pandemia del COVID-19 en México ha venido a agudizar las desigualdades ya existentes, poniendo en una situación de vulnerabilidad aún más grave a los grupos sociales que ya padecían la angustia de cubrir sus necesidades básicas día con día, a ello sumemos la pérdida de empleos que ronda en más de 750 mil según la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, más las bajas en el sector informal o la reducción de ingresos a personas con un salario fijo. La actual administración ha tenido como prioridad a los sectores más vulnerables y nadie puede estar en contra de ello. Con la situación extraordinaria que atravesamos han adelantado el monto que se entrega en diversos programas sociales, se han ofrecido créditos y se han ampliado programas que se enfocan en sectores de producción primarios, pero aún con todo esto se sigue excluyendo a un gran número de personas y familias en situación de vulnerabilidad y que se han visto afectados por las medidas sanitarias.

¿Qué se puede hacer para aplanar la curva de la desigualdad en medio de una pandemia?

La Comisión Permanente de la Cámara de Diputados ha propuesto un punto de acuerdo en el que exhorta urgentemente al Presidente a contemplar la medida de un “Ingreso Básico Vital” (IBV) que sea temporal y no condicionado durante la emergencia sanitaria por el COVID-19. Este punto de acuerdo es respaldado por organizaciones como Nosotrxs, Oxfam, El Día Después, Equis Justicia para las Mujeres y avalado por expertos que ven la iniciativa no sólo como una medida que permitiría a miles de familias cubrir sus necesidades básicas, sino como un programa que no implica consecuencias graves en nuestra administración pública federal. Además, se cuenta con un programa presupuestario que responde a la situación que actualmente se enfrenta y que cuenta con los recursos de información y organización que agilizarían la entrega del apoyo económico, en especie o ambos a través del Programa de Emergencia Social o Natural a cargo de la Secretaría de Bienestar. El monto que sugiere el punto de acuerdo es por $3,746 buscando cubrir la línea de bienestar que incluye la canasta alimentaria y no alimentaria implicando un costo mensual de menos de 100 mil millones de pesos mensuales con una capacidad de alcance de hasta 34.7 millones de hogares en el país. Podrías leer: Así puedes tramitar el seguro de desempleo en CDMX Todo parece estar en condiciones óptimas para que el gobierno responda urgentemente al exhorto, se cuenta con el programa gubernamental que fue creado para atender éste propósito y que puede abonar favorablemente a la sostenibilidad económica de millones de familias en situación de vulnerabilidad. Y tenemos a un presidente que no pierde la oportunidad de reiterar una y otra vez que “primero los pobres”. Ahora es cuando más se necesitan medidas que permitan reducir el riesgo de contagio al que se exponen millones de trabajadores en todo el país para obtener el sustento que les permite sobrevivir. Estamos enfrentando la peor etapa de la pandemia y ahora más que nunca es necesario atender las medidas que las autoridades nos han indicado, pero también estamos enfrentando el alza en la curva que nos ha seguido y condenado desde hace muchas décadas y la que ha cobrado miles de muertes silenciosamente: la desigualdad. Te podría interesar: ¿Por encima de la Ley, nadie? AMLO y los aguinaldos Nuestro gobierno tiene una oportunidad histórica y heroíca para contribuir en aplanar la curva de la desigualdad y que podrá ayudar en gran medida a que la curva de contagios por COVID-19 pueda reducirse y los efectos de la pandemia no sean tan catastróficos. La Cámara de Diputados ha cumplido con su labor al mandar un exhorto oportuno que atiende la emergencia para las poblaciones más afectadas, es ahora cuando el Gobierno Federal debe estar a la altura de implementar los programas que ya tiene listos. No hay pretexto para que el Ingreso Básico Vital no se implemente a la brevedad. No se trata de rescatar a las grandes empresas, se trata de ayudar a la sobrevivencia y garantizar los derechos fundamentales de trabajadores y familias en situaciones de precariedad. Aquí puedes sumarte a la iniciativa y enviar un correo de presión a autoridades: Ingreso Único Vital  Continúa leyendo: Primero los pobres