Opinión

Los estudiantes del video

domingo, 31 de mayo de 2020 · 18:30

Twitter: @AleJuarezA

Ya sabemos que por indicaciones del Presidente, al Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE, le recortaron el 75% de su presupuesto operativo. Por supuesto, el conocido video de apoyo a AMLO en el que aparecen algunos estudiantes de ese centro de estudios motiva un escarnio público contra ese alumnado. Al final eso se va contra toda la institución y termina en burlas y, en algunos muy ignorantes casos, hasta en festejos revanchistas por el recorte.

Numerosas veces he manifestado estar muy en desacuerdo en cómo esos estudiantes utilizaron el nombre de la institución para promover el voto por quien ellos creían que era la mejor opción. También he criticado que el CIDE no se deslindara del video. Podría haberlo hecho respetando la libertad y el derecho de los estudiantes que participaron en él.

Ambos hechos, el video y que el CIDE no se deslindara, sumado a la grave polarización nacional que se empuja desde la Presidencia, han resultado en la proliferación de etiquetas y prejuicios.

Así, durante tanto tiempo que al Centro se le etiquetó como «neoliberal», ahora se le tacha de «chairo». Apartado de las convicciones de cada persona que formamos ese gran Centro de estudios, lo antagónico de los conceptos sólo demuestra la gran pluralidad de la Institución. No se le puede adjudicar una etiqueta porque son muchas las tendencias que conviven ahí y le dan diversidad y fortaleza. Diversidades y fortalezas que México necesita.

Sobre los estudiantes que participaron en el video, como he escrito, no estoy de acuerdo en CÓMO lo hicieron (involucrando al CIDE), pero claramente tenían el irrefutablemente derecho de hacer un video para apoyar a AMLO. Por otro lado, y en un ejercicio de empatía, me recuerdo a mí mismo cuando tenía su edad.

En mis primeras elecciones voté por Fox. Lo apoyé ampliamente. Fui a su casa de campaña, pedí una lona y la colgué afuera de la casa de mi mamá. Mi voto, y el de millones, salió mal. Fox decepcionó y mucho. Lo que quiero señalar es que este grupo de estudiantes, frente a la coyuntura histórica y política que vivía México, decidieron actuar. Hicieron lo que estaba a su alcance para apoyar lo que ellos pensaban que era la mejor opción para el país, así como yo lo hice a su edad. A ellos y a mí nos salió mal.

Ellos cometieron el error de involucrar al CIDE, eso es lo criticable desde mi punto de vista, pero ¿no hemos escuchado muchas veces que la juventud no se compromete?

Eso es falso. Ya habíamos visto a nuestra juventud actuando decididamente en el terremoto del 2017. ¿Por qué no habrían de hacerlo políticamente? ¿acaso no necesitamos una nueva ciudadanía comprometida con la República?

Lamento hayan apoyado a una persona que, desde mi óptica, era evidente que iba a traicionar su voto y el de millones, pero reconozco que se hayan movilizado, que hayan actuado, y que no se hayan quedado estáticos sin asumir ninguna preocupación por el país. Sobre los que los señalan con desparpajo, cinismo y hasta ruindad, ¿hicieron lo mismo por la candidatura que apoyaban? ¿Volantearon a favor de «su gallo»? Si es así, ¿por qué se burlan si hicieron lo mismo? Si no lo hicieron, ¿por qué se burlan si no tuvieron ese compromiso?

Ese video los perseguirá mucho tiempo, pero tal vez más de uno de ellos ya aprendió, así como yo lo hice. Ni modo, aprendimos a la mala. Ojalá su compromiso con México no se apague en medio de las tóxicas superioridades morales que giran entre no reconocer el error y señalarlo hasta el absurdo.

#MejorCiudadanía