Opinión

Temporada de huracanes ¿sin FONDEN?

jueves, 28 de mayo de 2020 · 08:59

Twitter: @Marioliva4

La reducción del gasto público sin precedentes ante la emergencia sanitaria que enfrentamos pone en un riesgo mayor al país, pues como una iniciativa de MORENA, se ha estado analizando la posibilidad de “desaparecer” al Fondo Nacional de Desastres (FONDEN), al que se le destina el 0.4% del presupuesto federal anual. La desaparición de este instrumento presupuestario, reconocido a nivel internacional, pone en jaque al cumplimiento del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que busca “la reducción del riesgo de desastres y el aumento de la resiliencia ante los desastres”mediante la creación de presupuestos y marcos legislativos para la gestión integral del riesgo.

El Fondo Nacional de Desastres (FONDEN) es un instrumento integral de gestión del riesgo.

En caso de desastre, su función es brindar apoyo durante la emergencia, con víveres y suministros mediante el Fondo de Atención a Emergencias, en la reconstrucción de la infraestructura (FONDEN) y también en la prevención y respuesta de riesgos (FOPREDEN). Es decir, el FONDEN, no sólo atiende ante una emergencia y un desastre, también provee fondos para el funcionamiento de instrumentos de vigilancia como la Red Nacional de Alerta de Tsunamis o el Atlas de Riesgos, o para el mantenimiento e infraestructura de los helicópteros para atender incendios forestales (que han ido en aumento en el centro del país,) o los insumos necesarios en los estados del sur del país para el control de vectores como el Zika, el Dengue o Chicungunya durante la temporada de lluvias, y gestiona seguros y bonos .

Al ser un fondo integral y complementario, coadyuva a acciones para mitigar el riesgo de desastre.

Vivimos en un país vulnerable a sequías, incendios, terremotos, erupciones volcánicas e inundaciones. Cumplir los compromisos internacionales y fortalecer nuestra capacidad, hoy más que nunca, ante los riesgos que vienen, garantiza la gobernabilidad del país ante un escenario después de la pandemia que se vislumbra complicado.

Y es justo en medio de la pandemia global, cuando los fondos se están reorientando hacia la emergencia sanitaria, cuando no hay que olvidar que la emergencia climática que nos toca siempre los talones no se detiene y la temporada de huracanes en el país está a punto de comenzar.