Opinión

Diputados indígenas en Querétaro

jueves, 28 de mayo de 2020 · 15:41

Twitter: @CLopezKramsky

Hemos sostenido en este espacio que los derechos de los pueblos y comunidades indígenas se han ido consolidando poco a poco. Si bien es cierto los avances han sido muy lentos, los espacios que se han conquistado son cada vez más representativos y consistentes. Una enorme deuda en nuestro país con los pueblos y comunidades indígenas radica en el ejercicio de sus derechos político-electorales. Incluso en estados en los que hay un gran porcentaje de población indígena, como Chiapas, Guerrero, Michoacán o Yucatán, los derechos político-electorales de este segmento poblacional son muy limitados.

El 22 de mayo, hace una semana, la Legislatura de Querétaro dio un decisivo paso adelante: aprobó la expedición de una nueva Ley Electoral que regula el ejercicio de los derechos político-electorales de los pueblos y comunidades indígenas que se incluyeron en la Constitución de ese estado recientemente.

La nueva ley tiene tres aspectos esenciales en materia indígena: i) representatividad en el Congreso del Estado; ii) representatividad en los municipios en los que existe mayoría de población indígena y iii) derecho de consulta en materia político-electoral. Repasaré brevemente los últimos dos, pues son derechos que, si bien son importantes, ya hay otros casos en el país que los contemplan.

La nueva Ley Electoral establece que, en la próxima elección local, en la que se renovarán los 18 ayuntamientos, los partidos políticos deberán incluir en sus planillas de candidatos a presidentes municipales y regidores, a personas indígenas, de forma obligatoria, en los municipios en los que la población indígena sea mayoritaria. Este es un derecho que está consagrado en el artículo 2° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos pero que pocas entidades federativas han desarrollado. Con ello, la población indígena podrá tener voz y voto directamente en el Cabildo Municipal, con lo que se fortalecerán los mecanismos de participación política y para incidir en las decisiones públicas que les afectan.

En segundo término, la nueva ley reconoce el derecho de consulta en materia político-electoral, otorgando al Instituto Estatal Electoral la atribución para emitir la normativa que regulará el ejercicio de este derecho. La consulta, como mencionamos en este espacio la semana pasada, es fundamental para que los pueblos y comunidades indígenas ejerzan sus derechos frente a las decisiones de las autoridades.

Asegura Querétaro tener diputados locales indígenas en 2021

La innovación que presenta esta nueva ley y que significa un avance de enormes proporciones, es la creación del principio de representatividad indígena en el Poder Legislativo estatal, pues obliga a los partidos políticos a incluir dos fórmulas de candidatas y candidatos por la vía de representación proporcional (plurinominal), que solamente puede ser integrada por personas indígenas. Con esto, se asegura que, a partir de la siguiente legislatura que será elegida en 2021, habrá al menos un diputado o diputada indígena (el sexo se determinará en razón del principio de paridad de género).

Esta figura de diputados plurinominales indígenas no existe en ningún congreso local del país, por lo que se abre un espacio garantizado para estas personas que han sido, históricamente, las que más vejaciones y que más violaciones a sus derechos han sufrido.

A partir de la siguiente legislatura queretana, los pueblos y comunidades indígenas tendrán una voz directamente en la formulación de las leyes, lo que debe significar el impulso de sus temas, de sus derechos y la búsqueda más efectiva de la solución a sus necesidades. Con esto no se va a terminar el rezago que sufre la población indígena, pero sí da la pauta para que cada vez se abran más espacios de participación política.

Sin duda, los demás congresos estatales e incluso el Congreso de la Unión, deberían seguir el ejemplo de Querétaro e impulsar mayores garantías para los derechos de los pueblos y comunidades indígenas.