Opinión

El mejor arroz del mundo

viernes, 15 de mayo de 2020 · 11:53

Twitter: @adelbuencomer

El sabor de casa es uno de los placeres más grandes de la vida. El sabor de casa es el recordatorio de amor, de comprensión y de cariño de quien prepara el alimento. El sabor de casa es ese abrazo cálido que llena de felicidad.

El sabor de casa es el recordatorio del amor de mamá.

Apenas hace unos días celebramos de una manera muy peculiar el día de las madres. La actual circunstancia nos obligó a dejar de apapachar físicamente a uno de los seres más importantes de la vida de muchos de nosotros. En mi caso, el festejo lo hicimos a través de una video conferencia a larga distancia con una comida virtual con toda mi familia. La disfruté mucho, pero sin duda queda la nostalgia del abrazo y beso a la festejada.

Hablar de mi mamá es hablar de la persona que más ha influido en mí y no dudo en que muchos de mis queridos amantes del buen comer® también tienen esa percepción de su propia madre. Desde que nos conciben, su amor es inconmensurable y eso se refleja en todo, incluyendo por supuesto la cocina. El amor de las madres está en todos lados.

Te podría interesar: Se burlan de Bárbara de Regil por sus galletas de plátano 'sin carbohidratos'

Mi mamá dice que ella no sabe cocinar. Realmente yo creo que esa frase la adoptó recién casada cuando era todavía muy joven y donde probablemente era real, pero después de casi 38 años de cocinar con regularidad, que lo diga ya no tiene validez. Por lo menos quienes hemos probado alguno de sus platillos confirmamos que, la práctica hace al maestro.

Si bien su sazón en general es buena, hay un plato en particular que a mí me hace extremadamente feliz: el arroz rojo. Y se preguntarán qué tiene de especial, y mi respuesta objetiva sería, nada. Sin embargo, como dice el dicho, no sé qué chifle, piense o cante mientras lo prepara, pero su sabor es único, específico, lleno de lo que para mí es la definición gastronómica de casa, el plato que pediría si hoy fuera mi último día en esta tierra. Así, el arroz rojo de mi mamá, es el mejor arroz del mundo.

Tal como yo creo esta máxima sobre el arroz de mi madre, seguramente ustedes tienen algún plato que cumple esta afirmación. Y es que el amor de mamá hecho platillo, definitivamente no solo llena el estómago y sacia el hambre, sino que es capaz de abrazar, de dar confort, de recordar que la casa es lugar de paz, de saber que estás protegido, de llenar el corazón. Nuestro plato favorito de mamá, nos la recuerda a ella y su amor y eso los hace los mejores platos del mundo.

Para cerrar con broche de oro, aquí la receta del mejor arroz del mundo, que me compartió mi mamá (que, como buena madre, refiere las cantidades de producto y tiempo con una alta subjetividad en su descripción). Espero lo disfruten tanto como yo.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua

  • 1 taza de arroz
  • Aceite
  • Chícharos
  • Zanahorias
  • Caldillo de jitomate (4 jitomates, pedazo de cebolla, 1 ajo, sal, consomé y pimienta al gusto)
  • Cacerola o sartén (importante que tenga tapa y de preferencia de teflón)
  • Consomé
  • Sal

Para lavar el arroz

Pones a hervir 1 taza de agua; ya que hierva, apagas el fuego y echas el arroz. Lo dejas un ratito. Luego lo lavas varias veces hasta que el agua quede transparente y lo dejas a que se escurra.

Preparación

Pones aceite en la cacerola, ya que este bien caliente, le echas el arroz, y ya que lo veas transparente pero medio doradito, le agregas los chícharos y las zanahorias (de 3-5 minutos) posteriormente agregas el caldillo de jitomate, y ya que está bien sazonado, le pones 1 taza de agua, consomé y sal al gusto, lo tapas y pones la flama lo más bajito posible (por aproximadamente 10 minutos), y cuando ya no tenga casi agua, tan tan, ¡ya quedó! 😋

¡Buen Provecho!

Amante del Buen Comer®

Continúa leyendo: Cocina con quién volvió la comida mexicana Patrimonio Cultural de La Humanidad