Opinión

De Chile, Mole y Pozole: Tiempo de tomar el timón

A México le falto jinete, justo en el momento que más lo necesitábamos, vienen tiempos para enderezar el rumbo, así que de nosotros los ciudadanos dependerá cambiar el rumbo.
miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 13:28

Twitter: @kikemireles

Primer tercio del sexenio y la cosa nomás no cuaja, no hay que ser grandes expertos para saber que las cosas en el país no van nada bien, al iniciar este nuevo gobierno las expectativas eran demasiado altas, pero ojo, así fue como lo provoco el mismo Andrés, pues prometió, prometió y nomás nada cumplió.

De las promesas bandera de su campaña, Andrés no ha cumplido una sola, incluso pareciera que hace todo por lograr absolutamente lo contrario, vámonos analizando las más icónicas y como van actualmente.

Nos prometió abrazos, y lo que ha subido han sido los balazos, hoy hablamos de 67 mil muertes violentas en 2 años de gobierno, no hay en la historia moderna del país un sexenio con números tan preocupantes en materia de seguridad, se prometió sacar al ejercito de las calles y al contrario, les dieron los puertos, aduanas y hasta les dieron control y futuras ganancias de un nuevo aeropuerto, después de cancelar uno, cuya cancelación salió más cara que si se hubiera terminado de construir, sin mencionar la oportunidad dorada de volverse el más competitivo de la región, no se preocupe, ese mandado ya nos lo comió Panamá.

Prometieron que creceríamos al 6, luego al 4, para después decir que al dos, nada de eso paso, decrecimos al 0.3 previo a la pandemia, con la cual el castillo de arena se derrumbo, hoy alardean recuperación cuando los pronósticos más alentadores hablan de cerrar el año con una caída en la economía del menos 9 por ciento. Hablaron siempre de “primero los pobres”, lo que no especificaron fue que era para pagar los platos rotos, y las decisiones de palacio nacional ya han roto la vajilla entera, en 24 meses 10 millones de personas han pasado de la pobreza a la pobreza extrema y no hay luz al final del túnel, espantaron la inversión y con ello provocaron la peor crisis laboral de la historia, 13 millones de empleos formales e informales perdidos y los responsables ríen y alardean que todo lo que esta sucediendo ha caído “como anillo al dedo”.

Les quedo grande la silla y a México, a México le falto jinete, justo en el momento que más lo necesitábamos, vienen tiempos para enderezar el rumbo, así que de nosotros los ciudadanos dependerá, si tomamos el timón o dejamos que nos sigan dirigiendo a encallar en la desgracia.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.