Opinión

Entre amenazas y otros intereses

miércoles, 2 de diciembre de 2020 · 18:05

Twitter: @JOHN_OLIVERA

Cuando por fin había una señal de certeza jurídica y esperanza para el sector obrero para mejorar sus condiciones de vida y laborales con la iniciativa que el Presidente López Obrador había anunciado hace unas semanas para eliminar el outsourcing. Resulta ser que cambiaron totalmente los planes, de un momento a otro, sin revalorar las circunstancias actuales por las que millones de trabajadores no pueden tener crecimiento laboral ni seguridad en cualquiera de sus variantes, debido a que no se tiene la voluntad política para terminar con un lastre en la economía nacional.

¿Por qué cambió el sentido de la iniciativa del presidente?

Como lo mencioné en dos artículos anteriores, titulado Erradicar el outsourcing, de acuerdo con la revista Forbes México, con su nota titulada La reforma de AMLO contra el outsourcing en 8 puntos (Forbes staff, 12 de noviembre de 2020). Definió la prohibición de las actividades de subcontratación por parte de las empresas. Sin embargo, durante estos días la presión de las grandes empresas sobre el Gobierno Federal ha ocasionado un cambio a la iniciativa original del presidente, oscureciendo la esencia que determinaba acabar totalmente con dichas prácticas antilaboristas.

Cabe señalar que la presión ejercida por los empresarios no es más que una reacción ante el temor de una acción justa para los trabajadores. Los intereses son extremadamente grandes para visualizar la pérdida económica multimillonaria de aquellos que prefieren el estancamiento en su máximo nivel y no el progreso. Es caer en lo absurdo y mediocridad. Si un trabajador obtiene un sueldo que cubra sus necesidades básicas, le permita llevar una condición de vida estable y, en su caso, ahorrar; este trabajador será más productivo y responsable en el empleo. Además, se podría considerar que el nivel de consumo de productos sería mayor al que hoy en día pueden realizar. Entonces ¿en dónde se encuentra su lógica de reactivación económica?

Lamentablemente, en nuestro país perdura la cultura del egoísmo y la avaricia, dejando en un plano sin expectativas ni coordenadas a quienes son la base productiva del país.

 Entre amenazas

Con claridad se dio a conocer por distintos medios de comunicación la molestia e inconformidad de algunos empresarios, si no es que la mayoría, por la iniciativa que pretendía eliminar el outsourcing, pero la pregunta concreta sería ¿cuál fue su molestia? El hecho real es que de ser aprobada en la versión original acabaría con la mina de oro que estaba legalmente establecida. Sin embargo, entre intenciones positivas tal parece que puede más la presión y amenaza de que se podría aumentar el índice de desempleo en México, a tal grado de que no habría manera alguna de revertir el efecto.

La reforma al outsourcing

Bajo el nuevo esquema planteado por el Poder Ejecutivo cambia radicalmente el sentido de las intenciones y propuestas que esperaba el sector obrero y los sindicatos, ya que la procuración de justicia laboral y la seguridad social quedan en segundo término. No se trata de que en algunos empleos se proporcione seguro social o gastos médicos, sino también son todas aquellas prestaciones que se contemplan en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley Federal del Trabajo, derechos ganados.

Eliminación del outsourcing: AMLO

De acuerdo con la nota periodística de El Financiero titulada AMLO enviará iniciativa para desaparecer el outsourcing (Redacción, 27 de octubre de 2020), el Presidente de la República mencionó durante su conferencia mañanera que enviaría una iniciativa de ley para eliminar esta práctica que tanto daño le ha hecho – le hace – a la hacienda pública. Sin embargo, el mandatario simplificó los efectos negativos del outsourcing, ya que no sólo afecta a la hacienda pública, sino que también, en general afecta a los millones de trabajadores en el país, así como a las PyMES, el sindicalismo mexicano y los derechos constitucionales.

Por otro lado, uno de los ejes más afectados en por esta práctica es la economía nacional, ya que es una forma hacendaría que obtener riqueza sin esfuerzo alguno. El beneficio para quienes acuden a este tipo de empresas o agencias de trabajo es obtener un catálogo de empleos vacantes para su proceso de ingreso, nada más.

 Pese a estos argumentos claros y contundentes que el propio mandatario expuso en su conferencia mañanera, no sirvió en lo absoluto hacer un excelente pronunciamiento si la iniciativa de ley que propuso no llega al Poder Legislativo en su idea original.

Reflexión

Debemos buscar la manera de incentivar a las empresas para equilibrar la balanza entre los factores de la producción, de tal manera de que todos puedan hacer sinergia para impulsar la economía nacional de manera jerárquica en los diferentes niveles de gobierno.

En nuestro mercado laboral no cabe una regulación al outsourcing, es más, no debería existir, ya que el único perjudicado es el trabajador y quienes ganan son los empresarios. De un sueldo de 20 mil pesos mensuales, un porcentaje se queda el intermediario, la empresa contratante obtiene el producto o servicio, entonces ¿Quién gana en realidad bajo este esquema de subcontratación? Lo que todos los trabajadores deseamos es tener mayor ingreso para una mejor calidad de vida, no regalar el producto del trabajo que no sobra en el núcleo familiar.

De las decenas de artículos que un servidor ha escrito y de unas cuantas columnas que he dedicado a este tema del outsourcing si puedo aprobar esta acción del Gobierno Federal por eliminar mediante iniciativa de ley un mal que tanto daño le hace al país. Considero que es el momento de recuperar el control del Estado y el nacionalismo de los sectores fundamentales como son las industrias y las riquezas naturales.

Felicito al Presidente de la Federación de Sindicatos de los Trabajadores al Servicio del Estado, Lic. Joel Ayala Almeida, por su iniciativa de defender los derechos laborales y el sindicalismo mexicano. Se necesita un liderazgo como el que mostró hace unos días en el pronunciamiento y seguimiento para eliminar el outsourcing, entre otros temas laborales que tanto daño le hacen a México. 

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.