Opinión

La mafia del poder SÍ existe

En el 2021 tendremos una mega alianza: fuerzas empresariales, periodistas, medios de comunicación, FRENAAA, Sí por México y los residuos de México Libre.
martes, 15 de diciembre de 2020 · 15:07

Twitter: @alexcamacho_m

En días recientes el PAN, PRI y PRD concretaron una alianza rumbo a los comicios de 2021, su objetivo es asegurar (por lo menos) 158 curules en la Cámara de Diputados, así como 8 de las 15 gubernaturas en disputa. Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador refirió que este hecho confirma la existencia de “la mafia del poder”, pues con esto se hace a un lado la simulación y la hipocresía “y ya, de manera abierta, se presenten como lo que son: representantes de una minoría que ahora se siente desplazada, porque se sentían los dueños del país”.

En efecto, este singular suceso no hizo más que exhibir que en México existe el PRIANRD, el Bloque Opositor Amplio (BOA), la Mafia del Poder o como quiera usted llamarles. Al final de cuentas, no importa el nombre con el cual se les denomine,              la definición es la misma: una minoría rapaz que busca perpetuarse en el poder para continuar aprovechándose de la malversación y el robo del erario público.    

Los integrantes del PAN, PRI y PRD negaron siempre dichos señalamientos, prefirieron, en cambio, acusar de demencia e irracionalidad a López Obrador y a todos aquellos ciudadanos críticos de la corrupción, la impunidad, el conservadurismo y el hermetismo de sus políticos. Nunca asumieron responsabilidades, se mantuvieron inertes a la crítica y al cambio, porque a todo comentario negativo se ocuparon de responderles "Ni los oigo, ni los veo".

Hoy, a dos años de la arrasadora victoria de MORENA en 2018, los tres grandes partidos de la oposición se unen en un acto desesperado de vencer al partido que les arrebató la hegemonía y así poder "defender sus propios y mezquinos intereses, en lugar de las necesidades de las y los mexicanos" como aseveró el presidente de MORENA, Mario Delgado.  

Esta actitud, sin embargo, no es nueva, ni mucho menos de sorprender de los tres mismos partidos que en 2012 firmaron el Pacto por México de Enrique Peña Nieto, un acuerdo que impulsó una serie de reformas de corte neoliberal y en beneficio de las cúpulas partidistas. Este acto hizo a los partidos ignorar sus diferencias, su ideología, los valores e ideales que como partidos representaban.

Como partido el PRI ha sido un camaleón, pues al reformar en tantas ocasiones sus estatutos el lema de defender los ideales de la Revolución Mexicana es un mero adorno en la actualidad. El PAN, por otro lado, es producto del empresariado, el pensamiento conservador y de un desprecio al sistema autoritario de la era priista. Por último, el PRD (que mantiene ante el INE el histórico registro del Partido Comunista) es el heredero de la combativa izquierda mexicana y del anhelo de miles de mexicanos que exigieron democracia tras el fraude electoral del PRI en 1988.

En este escenario, tres partidos sin un plan de trabajo, sin ideologías, ideas ni propuestas es mejor que desaparezcan como afirma el escritor y columnista Luis Villoro:

“Ahora resulta que, con tal de ganar, se pueden unir. Echar montón, simple y sencillamente habla de la falta de credibilidad de estos partidos políticos, que lo deseable sería que desaparecieran para siempre”.   

Estas condiciones revelan que en 2021 tendremos una mega alianza opositora, pues a esta Mafia del Poder pronto se les unirán fuerzas empresariales, periodistas, medios de comunicación, FRENAAA, Sí por México y los residuos de México Libre. A través de aportaciones millonarias esta coalición buscará comprar votos, boicotear casillas e inundar ciudades y pueblos de la República con la imagen del candidato en turno, ya no importa si es rojo, amarillo o pintoverdeazul con manchas moradas.

La ciudadanía tendrá la última palabra, pues el próximo año los electores podrán decidir si quiere volver al pasado donde sólo unos pocos acaparaban los privilegios o elegir la posibilidad de seguir transformando este país.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.