Opinión

¿De qué sirve el sacrificio?

lunes, 14 de diciembre de 2020 · 10:36

Actos de poder
Twitter: @Fercoca

México es el país en el que se registran más muertes de profesionales de la salud (hombres y mujeres médicos y enfermeras (os) al estar en la primera de combate contra la COVID-19.

¿De qué sirve el sacrificio de ellas y ellos ante una sociedad valemadrista?

En el Valle de México no hay camas para atender a los infectados por la pandemia. Muchos, sí, se han contagiado porque su situación económica implica salir cada día a trabajar para el sustento familiar.

Los hospitales públicos y privados ya no se dan abasto para atender a los pacientes Covid. Sin embargo, muchos de los contagiados lo están por decisión propia. Las fiestas y reuniones no han parado en ni en la Ciudad de México ni en la zona metropolitana.

Quienes nos gobiernan, Claudia Sheinbaum y Alfredo del Mazo, no han tenido la capacidad de sancionar a quienes no cumplen con las normas mínimas para evitar los contagios. Estamos en alerta, emergencia COVID, dicen, pero no hay actos de gobierno, acto de poder que eviten la propagación de la pandemia.

Tampoco los alcaldes y presidentes municipales se han atrevido a ejercer su autoridad ante la emergencia.

¿La secretaria de Salud Federal y las estatales levarán el registro de cómo y por qué se contagió cada uno de los pacientes que han sido atendidos por la COVID-19? Lo dudo.

Pero más allá de la incapacidad manifiesta de las autoridades de la Ciudad y del Estado de México, está la irresponsabilidad de la gente.

La mayoría de los fieles de la Guadalupana entendieron que este 12 de diciembre era imposible congregarse para festejarla como cada año. Pero hubo soberbios que, escudándose en una falsa fe, si llegaron a las inmediaciones del máximo templo de los mexicanos.

Que decir de las fiestas en Iztapalapa y en Las Lomas de Chapultepec. La irresponsabilidad tampoco conoce de clases sociales ni de niveles socioeconómicos.

Ayúdeme a responder esta pregunta, ¿vale más la vida de una persona que para evitar más daños a su salud mental salió de fiesta y se infectó o la de un médico, médica, enfermera o enfermero que murió porque se infectó atendiendo a un fiestero?

¿Vale la pena el sacrificio de nuestros profesionales de la salud por quienes no aceptan quedarse en su casa y no usar el cubrebocas? Creo yo que no.

La Letrina. Los que por sobrevivir tienen que salir a trabajar y se infectan, solo nos queda entender que no tienen otro camino. Pero los que decidieron ir a una reunión o una fiesta, deberían pagar un costo por su irresponsabilidad. Eso creo yo, no sé qué opine usted.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.