Opinión

Interminable Maratón

domingo, 29 de noviembre de 2020 · 18:52

Twitter: @UZETASUM

Qué año tan difícil. La pandemia de Covid-19 parece no tener fin, mientras la mayoría de los mexicanos llegamos al fin de año agotados. Son muchas las razones por las que nos sentimos agotados y, quizás, con menos ánimo para celebrar las fiestas decembrinas.

Ya vamos en el kilómetro 30 de este maratón interminable, y nos falta todavía el tramo más difícil y complejo, donde las piernas y nuestro cuerpo ya casi no responden por el agotamiento. Mucho menos nuestro cerebro, que comienza a deshidratarse.

Y cuando todo indica que nos acercamos a la meta, ésta se diluye y desaparece en el horizonte. Los contagios y las muertes aumentan a niveles inusitados, la ocupación de camas en los hospitales está al tope, y las vacunas y tratamientos para terminar con la pandemia de Covid-19 aun tardarán en llegar. El semáforo rojo es inminente.

A estas alturas de la carrera estamos agotados por el encierro obligado que nos ha marcado para siempre. Nuestra fragilidad ha quedado en evidencia ante la fuerza de la naturaleza.

Estamos agotados de los malabares de nuestro gobierno, la pequeñez de la clase política y la incapacidad mentirosa de la llamada Cuarta Transformación, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para manejar la emergencia sanitaria.

También ya no soportamos el rollo mareador y sin sustento científico del doctor Hugo López-Gatell, principal responsable de la pésima gestión de la emergencia sanitaria del Covid-19.

La soberbia de Gatell y su irresponsabilidad han colocado a México como el peor país donde vivir por el errático manejo de la pandemia.

También nos agota el “valemadrismo” de la gente, de su ignorancia y falta de respeto a las medidas de seguridad e higiene que todos debimos adoptar por causa de la pandemia. No todo ha sido culpa del gobierno, pero el mal ejemplo de no usar el cubrebocas ha sido el origen de cientos de contagios y muertes, particularmente de aquellos que se identifican con su máximo líder quien nunca ha recomendado el uso de este simple pero efectivo mecanismo de defensa.

También nos pesan las piernas en estos momentos por la severa crisis económica que desató la emergencia sanitaria. Los cierres de comercios y empresas han significado una tragedia para miles de familias mexicanas. La falta de apoyo del gobierno acabó con las esperanzas todos aquellos que habían puesto sus expectativas en un negocio nuevo o en la mejora de los que ya tenían.

Y el peso de la carrera cuesta arriba que hemos venido librando a lo largo del año 2020, parece no tener fin. Las dolencias y las presiones se incrementan cuando en el horizonte aparece un nada prometedor año 2021. Nuestra salud mental también está en riesgo ante la desesperación que provoca la situación de limitaciones y encierro que ha representado la pandemia.

La amenaza de que las cosas empeoren es real, por lo que debemos reforzar las medidas de seguridad e higiene y nunca bajar la guardia. No dejemos que el Covid-19 nos alcance y nos rebase. En esta pesada carrera mucho está en nuestras manos para poder llegar a la meta sanos y salvos. La responsabilidad en el cuidado de nuestra salud es solo nuestra. Si te cuidas tú nos cuidas a todos.

Hagamos equipo, tomémonos de las manos para llegar juntos a la meta de este interminable maratón.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.