Opinión

Preparando Comandantes Supremos

domingo, 22 de noviembre de 2020 · 08:56

Twitter: @AleJuarezA

En varios de los escritos que he hecho para Gluc, he expuesto la urgente necesidad de reflexionar detenidamente sobre la importancia de que los aspirantes a la Presidencia de la República tengan plena conciencia de qué son y para qué sirven nuestras Fuerzas Armadas.

Desde el año 2006, una larga serie de errores y torpes usos políticos de nuestros cuerpos militares, han puesto a México en una situación de violencia e inseguridad crecientes, además de desgastar enormemente a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Secretaría de Marina-Armada de México.

Este fenómeno, que se ha convertido en una cruel tragedia para miles de familias en el país, tiene una gran parte de su origen en el descarado abuso de la subordinación, obediencia y respeto militar al poder civil. Quienes han ostentado el cargo de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas se han valido de estas condiciones para sus propios fines políticos.

El daño está hecho y continúa perjudicando, de ahí que sea una prioridad nacional el atenderlo. Dándoles el beneficio de la duda a los últimos tres presidentes, y suponiendo que no sabían lo que estaban haciendo, es importante plantear si podemos evitar, o disminuir la posibilidad, de que la próxima persona que ocupe la Presidencia, no cometa los mismos errores.

Para atender una fracción de este problema, desde su raíz, propongo un curso especial para las personas aspirantes a la Presidencia de la República sobre qué son y para qué sirven las Fuerzas Armadas. Los temas del curso comprenderían organización militar, historia, dinámicas, leyes y reglamentos, límites jurídicos, condiciones éticas al dar ordenes, etcétera.

A este curso asistirían, al mismo tiempo y en el mismo salón de clases, todas las candidaturas registradas y aceptadas ante el Instituto Nacional Electoral. Su estructura curricular sería elaborada por personal tanto de la SEDENA y de la SEMAR, así como academia civil especializada en el estudio de Fuerzas Armadas y derechos humanos.

El objetivo de que todas las candidaturas asistan al mismo tiempo es para atender tres situaciones. La primera sería reconocer el grave problema de seguridad y violencia que vivimos, y en el que las Fuerzas Armadas están directamente involucradas. La segunda, valorar el compromiso democrático al cual están adheridas nuestras instituciones militares. La tercera sería poner en igualdad de circunstancias a todas las personas que compiten por la Presidencia. La duración del curso, tentativamente, sería de un mes. Este tiempo suficiente para que se aprendan temas básicos sobre los institutos armados y, sobre todo, para que cada aspirante comprenda la importante responsabilidad y profundo significado de la administración de la violencia que puede ejercer el Estado, y el estrecho vínculo que eso mantiene con la vida del país.

La duración propuesta posiblemente sea excesiva para algunas personas, pero no lo es. Un mes de preparación para el manejo de uno de los temas más importantes de México es apenas lo mínimo para tratar de revertir los errores cometidos, y además demostraría el compromiso por parte de las candidaturas.

Esta medida, que con voluntad política podría implementarse en las próximas elecciones del 2024, ayudaría en gran medida a llenar los vacíos de información que tiene la clase política mexicana respecto a las Fuerzas Armadas. Además, y en la medida de lo posible, reduciría la posibilidad de que se siguieran cometiendo abusos presidenciales y se evaluaran mejor las órdenes que vienen desde el Ejecutivo Federal.

Llevamos más de 300,000 muertes y 60,000 personas desaparecidas a causa de la violencia e inseguridad. El sufrimiento no es reversible y esta propuesta no es la solución total a estos problemas, pero sí representaría un avance muy significativo en la materia.

#SolucionesDeRaíz

#DiálogoCivilMilitar

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.