Opinión

La era Biden

jueves, 12 de noviembre de 2020 · 09:47

Por José Roberto Cabral Durán
Twitter: @JRobertoCabral

Por primera vez desde la elección de Bush en 1988, la Casa Blanca le dará la bienvenida a un presidente formado en Washington, donde Joe Biden es un viejo conocido, siendo senador y uno de los miembros más influyentes del Comité de Relaciones Exteriores durante 36 años.

El mundo observa la llegada a la Casa Blanca de un internacionalista liberal, un experto en política exterior norteamericana que cree firmemente en el rol de Estados Unidos como líder del mundo democrático; así lo señaló en su primer discurso como presidente electo. Al mismo tiempo, Biden conoce a la perfección como funciona Washington, experiencia que será vital en busca de recuperar el liderazgo perdido durante la era Trump.

Biden recibe una política exterior con algunos aciertos, como fue el manejo de la relación con Corea del Norte, pero también con retos, dentro de los cuales estará el mejorar las relaciones entre Estados Unidos y sus aliados, a quienes Trump con frecuencia trato como enemigos. No es sorpresa que los primeros en felicitar al presidente electo fueran los líderes de Canadá, Francia, Alemania y el Reino Unido.

En su plataforma electoral, Biden ha llamado a la creación de una coalición de las democracias donde bajo el liderazgo de Estados Unidos, se haga frente al autoritarismo. Bajo esta premisa, la relación con China y Rusia difícilmente tendrá cambios inmediatos de fondo, aunque en la práctica, la diplomacia de martillo de Trump será desplazada por un enfoque con un espíritu más cooperativo.

La administración Biden estará más involucrada en la agenda global y tendrá  que definir dentro de sus primera decisiones la postura estadounidense ante los conflictos de Yemen y el Cáucaso; la retórica cada vez más extremista de Erdogan en Turquía y más cerca de casa, la crisis humanitaria y política que vive Venezuela.

A diferencia de su antecesor, Biden es un fiel creyente en las instituciones internacionales, razón por la que la política exterior de su administración dará un giro de 180º con el regreso de Estados Unidos a la OMS y al Acuerdo de Paris. En este último punto, el compromiso de Biden para lograr emisiones netas de cero en gases de efecto invernadero, hará de la política ambiental una de las más altas prioridades de su administración, algo que no será bien recibido en Palacio Nacional.

La era Biden promete un relanzamiento del multilateralismo y el liderazgo de la diplomacia estadounidense, pero como lo mencionó en su discurso de aceptación, nada de eso será posible si no se logra tener al COVID bajo control. Con el regreso a la OMS y el anuncio de una fuerza de tarea para coordinar la respuesta al COVID, el mundo podría beneficiarse de un renovado liderazgo por parte de Washington en encontrar una salida a la presente crisis.

Con Joe Biden, llega una renovación de viejas alianzas y amistades para los Estados Unidos. La relación con socios comerciales, como es el caso de México, se tornará muchos más institucional y menos personal. Para nuestro país, la prioridad sin duda estará en fortalecer la cooperación en la frontera norte y en la implementación del TMEC, particularmente de la política laboral que es de especial interés para el partido Demócrata, así como en la ambiciosa agenda ambiental del presidente electo.

El mundo despierta a una nueva era; atrás quedarán las sorpresas por twitter y los cambios inesperados que hicieron de los últimos cuatro años una montaña rusa en la esfera internacional.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.