Opinión

Bebidas cannábicas, la coctelería de la nueva era

martes, 10 de noviembre de 2020 · 16:16

Twitter: @PaolaRodc31

A lo largo de la historia, la marihuana medicinal ha tenido diversos usos y preparaciones; una de las más socorridas ha sido la infusión, que se ha utilizado como remedio casero para combatir las náuseas y el estrés. Es por este antecedente que, en la actualidad, algunas empresas están produciendo bebidas con cannabinoides infusionados, abriendo una gama de posibilidades para incluir cannabis en sus productos.

Es Estados Unidos, uno de los países percusores, donde ya se pueden encontrar algunas marcas de agua pura con CBD a la venta, como bebida hidratante con beneficios contra  molestias musculares. Para infusionar el cannabinoide en el agua, empresas como CBD Living Water han tenido que reducir el CBD en partículas de una millonésima de su tamaño real para que el cuerpo las absorba con rapidez y sean más eficaces los efectos terapéuticos del cannabinoide.

Otro ejemplo es el de American Company, quien ha comenzado a comercializar una bebida energética llamada Cannarelief que contiene minerales, vitaminas y una concentración alta de CBD, para ayudar a reducir y calmar efectos molestos por un consumo excesivo de cannabis, como mareos, desequilibrio, pérdida del sentido del tiempo o náuseas.

Otro de los productos que se comienzan a comercializar son las cervezas cannabicas, elaboradas con un porcentaje de CBD, aclarando que este cannabinoide no tiene efectos psicotrópicos y que el lúpulo, ingrediente con el que se elabora la cerveza, y el cannabis pertenecen a la misma familia de los 'Cannabaceae', semejanza que hace posible su fusión.

Fuente: Instagram @diversidadecannabica

Muy popular también entre los consumidores de marihuana es el de café y cigarrillo, por lo que una empresa de Ámsterdam, decidió fusionar los granos de café con aceite extraído de la plantas de marihuana Sativa, sus efectos psicotrópicos tardan un aproximado de 45 minutos a una hora y media, ya que cada taza contiene unos 10 mg de THC, dosis permitida en algunos estados.

En Europa, la empresa española Cannawine ofrece una combinación de vino con CBD, que en España es legal y que busca fusionar los efectos de la vid, con las propiedades medicinales del cannabis. Su fundador, Josep María Funtané, decidio crear este producto a través de su experiencia personal, tratando su cáncer con CBD, buscando con ello no solo un fin recreativo, sino de alivio de dolores: 

“Se trata del primer vino español aromatizado con extracto de cáñamo enriquecido con CBD, elaborado con uvas de la Costa Brava y con cáñamo del Delta del Ebro. Estas botellas, que pueden ser de vino tinto o blanco, contienen 50 mg del cannabinoide no psicoactivo. Sin duda, Cannawine abre un camino muy interesante para un país donde históricamente se han dado muy bien tanto el cultivo de la viña como el del cáñamo”.

No obstante, es de suma importancia hacer hincapié sobre la responsabilidad del consumo de cannabis, el efecto de la marihuana no es el mismo si lo consumimos sólo, que si lo hacemos antes o después de beber alcohol. La única conclusión a la que han llegado los estudios relativos a los efectos producidos por el consumo de cannabis y alcohol simultáneamente es que la cantidad de THC en sangre se duplica cuando el cannabis se mezcla con alcohol.

El alcohol y el cannabis son dos de las sustancias psicoactivas más consumidas en el mundo, cuando la dosis es elevada aparecen signos como déficits en la memoria, problemas de coordinación motora, visión borrosa y alteraciones emocionales, que pueden llevar a una disminución del control sobre la ira, un coma etílico e incluso la muerte.

El consumo combinado de cannabis con otras sustancias debe ser de una manera razonada y responsable, con conocimiento previo del producto que se va a ingerir y de sus licencias y patentes que le garanticen como un producto aprobado y no dañino a la salud, pero ante todo con la plena conciencia del control sobre nuestro propio cuerpo y mente.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.