Opinión

México y la energía nuclear

jueves, 29 de octubre de 2020 · 09:48

Twitter: @Marioliva4

Esta semana, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, compareció en el Senado, para defender la política energética de la 4T, basada en revivir los combustibles fósiles a como dé lugar y poner cualquier traba a las energías renovables, aunque, aseguró que se cumpliría la meta de aumentar la generación de energía limpia al 35% para el año 2024, de acuerdo a la iniciativa de la ONU Energía Sustentable para Todos en el marco del Objetivo 7 de la Agenda 2030.

La iniciativa, busca que para 2030, a nivel mundial todas las personas tengan acceso a energías, que éstas sean eficientes y que los países dupliquen la participación de energías renovables en su matriz energética.

Sin embargo, llama mucho la atención la insistencia de la Secretaría de Energía en impulsar “consultas” y un estudio para una planta nuclear en Baja California.

La energía nuclear cae en la categoría de una energía “limpia” porque no emite gases de efecto invernadero, pero, esta energía genera desechos radioactivos que tienen que almacenarse, manejarse y enfriarse constantemente, haciendo de este tipo de energía no solo una energía cara, pues numerosos estudios la han declarado una energía que es mas cara de lo que pueda llegar a generar, es una energía extremadamente peligrosa para la población e incluso para la seguridad nacional, pues el material nuclear se puede utilizar para la generación de armas nucleares.

Es una energía tan ineficiente que a nivel mundial, países como Alemania, han comenzado a desmantelarlas desde hace una década. Japón, por ejemplo, después de la catástrofe de Fukushima, que aún no acaba, y que ha contaminado el mar del pacífico desde 2011, decidió comenzar una transición energética libre de energía nuclear, a pesar de que es una gran parte de su matriz energética y que tiene estándares de seguridad muy altos.

En México, la central nuclear de Laguna Verde, inaugurada hace 3 décadas, es considerada de las peores del mundo y ha presentado fugas de radiación, accidentes y por supuesto, falta de mantenimiento, en una bomba de tiempo a la que, además la CFE se empeña, sin razón, en aumentar su capacidad.

¿Por qué la 4t se empeña en negar la evidencia científica y condenar a nuestro país a desarrollar energía peligrosa y cara?

La respuesta solamente puede enmarcarse en lo obtusa que ha sido esta administración para asegurar que estas y las nuevas generaciones cuenten con un futuro resiliente ante el cambio climático.

Las energías renovables tienen un gran potencial en nuestro país, para generar energía asequible, segura, renovable y descentralizada. Tan solo la industria de la energía solar genera mas empleos que la energía fósil, y también contribuyen a la mitigación del cambio climático, un tema, que en la práctica, se han empeñado en ignorar, justo cuando hay que ser mas contundentes.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.