Opinión

La guerra no terminó

lunes, 26 de octubre de 2020 · 11:41

Twitter: @Fercoca

El resultado de la tercera encuesta para nombrar al dirigente de MORENA no es el fin de los conflictos entre los militantes, simpatizantes y colados de ese partido. Es apenas el inicio de batallas cruentas que se darán.

Mario Delgado tendrá que sortear, primero, la inconformidad de Porfirio Muñoz Ledo que dice que no acepta el resultado. Luego, conformar el Comité Ejecutivo Nacional y ahí el jaloneo se dará con la secretaria general, Citlalli Hernández, que responde a intereses muy distintos a los de Delgado.

Luego de eso vendrán las candidaturas para los 15 personajes que competirán por las gubernaturas que están en juego. El pleito ahí se dará con Gabriel García, jefe de los súper delgados que andan desatados y con Ricardo Monreal, que coordina a los senadores de MORENA en el senado, Ricardo Monreal y quiere que algunos de su rebaño se conviertan en gobernadores para acumular poder para lo que se ofrezca en el 2024.

Lo más crudo de las luchas internas en MORENA se dará en torno a las 500 personas que quieren ser diputados federales y los miles de aspirantes a diputados locales, presidentes municipales, síndicos y regidores, la cosa se vuelve a poner muy difícil.

MORENA regresará al punto medular del conflicto: el padrón de militantes.

Y es que muchos de los que aspiran, y que además pueden ganar la elección, fueron rasurados del padrón por órdenes de los caciques de MORENA, de enlaces distritales y estatales para eliminarlos de las nominaciones.

Así, y aunque los morenos no lo quieran, las decisiones de las candidaturas a presidentes municipales, diputados locales y federales se van a dirimir en el INE y en el Tribunal electoral del Poder Judicial de la Federación. El desgaste será mayúsculo.

Veremos cómo se procesan los conflictos en MORENA. La guerra civil que se viene no tiene precedente ni en el PRD.

La Letrina. El presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en Tamaulipas y se reunió con el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Uno de los temas que el mandatario estatal le trato al presidente fue la de adecuar la normatividad de la Comisión Nacional del Agua para garantizar el derecho de los usuarios del Distrito de Riego 025. Esto implicaría que el Derecho de la Cuenca del Río Bravo sea el instrumento para reponer el agua que se envía a los Estados Unidos por el Tratado de 1944 y que el volumen de la Cuenca se distribuya de manera equitativa para poder resarcir las pérdidas registradas en el norte de Tamaulipas. Calculadas en 2 mil millones de pesos.

Creo que la propuesta, de caminar por el sendero de la buena política, evitará los conflictos por el agua no solo con Estados Unidos, sino con los productores de las entidades fronterizas y así, evitar conflictos como los que se registran con Chihuahua.

Posdata. Fernando Aboitiz, diputado en el Congreso de la Ciudad de México, fue nombrado presidente del PES en la CDMX. La trayectoria de Aboitiz pasa por haber sido diputado federal, delegado en Miguel Hidalgo, postulado por el PAN, pero luego, identificado con el proyecto de López Obrador, se sumó al proyecto del presidente. Fue secretario de Obras en el gobierno de Marcelo Ebrard. Ahora conducirá los destinos del PES y tiene enfrente la consolidación de ese partido en la Ciudad de México.

La moneda esta en el aire y en unos días conoceremos la decisión democrática de quién habrá de ocupar la Casa Blanca en los próximos 4 años. Por lo pronto, más 50 millones de estadounidenses ya se han pronunciado.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.