Opinión

Reforma sobre outsourcing

viernes, 16 de octubre de 2020 · 12:29

Twitter: @JOHN_OLIVERA

El outsourcing en nuestro país es uno de los males que aquejan a la población entera, sobre todo a los trabajadores. Su legalidad ha permitido el enriquecimiento explotador de la fuerza de trabajo con un mínimo esfuerzo de inversión de capitales, incluso, sin remuneración alguna a las cuentas fiscales que, de alguna manera, “son beneficios” para la sociedad en general. Desde la constitución de esta figura en 2012 hasta hoy en día no deja de ser una sanguijuela aferrada en el sector económico y laboral.

Iniciativa en el Senado sobre el Outsourcing

Uno de los puntos que marca la iniciativa de regulación al outsourcing es la deducción de impuestos por las empresas intermediarias, ya que en la actualidad evaden al fisco por falta de su regulación. Esto perjudica al trabajador por ser el único que declara ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y el beneficiado es la empresa contratista junto con la intermediaria.

El pasado 6 de octubre el Presidente de la República mencionó durante su conferencia matutina que la reforma sobre outsourcing corregiría “vicios”. Esto de acuerdo con la información publicada en el portal del periódico La Jornada “Reforma sobre outsourcing corregirá “vicios”, dice López Obrador” (corresponsales Alonso Urrutia y Fabiola Martínez). Donde se menciona las declaraciones realizadas por el presidente. Sin embargo, lo que se le ha olvidado al propio mandatario es que no sólo es una práctica neoliberal como hizo referencia, sino también, es una actividad en la que existen muchos intereses de por medio y que, de forma vertical, algunos de sus representantes como Napoleón Gómez Urrutia, Presidente de la Comisión del Trabajo en el Senado de la República, maneja a su antojo. ¿Cómo es posible que un personaje que tiene orden de aprensión en su contra por el desvío multimillonario huyó de México a Canadá, defraudó a los trabajadores mineros, pueda encabezar una reforma total y absolutamente sindicalista?

Recordar…

Una frase importante que -desde mi punto de vista- no debemos olvidar del gran personaje francés, Napoleón Bonaparte, “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Una de las mejores frases que encajan actualmente en la vida política en México.

En 2018, los ciudadanos emitieron su voto no a favor de López Obrador, sino en contra de las prácticas políticas que “no estarían dispuestos a permitir”, pero el resultado fue el mismo o peor. Las quejas ciudadanas -palabras más, palabras menos- hacían referencia a un mismo sentido “es lo mismo de siempre”. Entonces ¿Por qué decidieron votar por un personaje que adoctrina acciones y actitudes plenamente setenteras? Regresamos a los tiempos priístas en donde las decisiones y la última palabra tenía un epicentro.

¿Cuál es la importancia del outsourcing en una iniciativa de reforma?

Debido a la remuneración que representa para el sector empresarial es de obviedad que desean impulsar el modelo de outsourcing en nuestro país, no solo por aspectos financieros y económicos, sino también, representan aspectos jurídicos que, de una manera u otra, se crea un perjuicio laboral bajo el rigor de la ley, desfigurando la esencia de la Ley Federal del Trabajo y el espíritu de la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos (artículo 123), la defensa de los derechos de los trabajadores.

De acuerdo con la nota periodística de La Jornada (25/febrero/2020) “Si sobrerregulan la subcontratación habrá pérdida de empleos, dice la IP” (por Víctor Ballinas) menciona que grupos empresariales como el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) prefieren mantener el esquema de subcontratación vigente, pero con aplicación de la ley en cuanto a sanciones a las empresas que evadan al fisco. ¿Será conveniente esta posición para 8.2 millones de trabajadores que se encuentran bajo este esquema? Toda una mina de oro.

Reflexión

“No puede haber mejores condiciones de trabajo en el gobierno que en las empresas privadas”. Pensar que una reforma sobre outsourcing soluciona los problemas más graves al sector laboral es lo mejor es como pensar que un gobierno de “izquierda” transformaría a México. Es inocuo.

Por otro lado, se debe redireccionar la iniciativa legislativa en el sentido más lógico y oportuno, que esté al nivel de las circunstancias, en la erradicación del outsourcing. De qué sirve tener un mercado de subcontratación que no respeta los derechos laborales ni las garantías constitucionales.

Se pierde el sentido de transformación al permitir a través de una regulación las prácticas contradictorias al espíritu de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, su artículo 123, el derecho al trabajo. Una lucha social que se ganó por tener mejores condiciones laborales y de vida. No debemos retroceder ante el progreso nacional, sino todo lo contrario, homogenizar los derechos ganados bajo esquemas de sustentabilidad, sostenibilidad, lógica y productividad.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc. 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.