Encuentros

domingo, 1 de diciembre de 2019 · 02:00
Twitter: @LuzJaimes

Fue un encuentro efímero. Lo eterno no existe y las casualidades tampoco. Aunque nunca se supo cuál fue el propósito, supieron que era una señal. Las señales son difíciles de interpretar. Nadie ha logrado saber de qué se trató lo que ahí ocurrió.

Nunca nadie sabe nada hasta que lo sabe. Las plantas saben de su tacto, los niños los sintieron vibrar y las aves volaron cuando escucharon sus pasos del otro lado del mar. La música sonó a su ritmo, todos la escucharon y supieron que era para ellos.

Todo encuentro terminará. Todo desencuentro será el fin de un inicio y los inicios suceden a diario en todas partes. Algunos son egoístas. Nadie quiere saber las coincidencias de los otros. Los celos podrían arruinar la novedad y la emoción. Brindó el mundo por el hallazgo.

 

Otras Noticias