El rinoceronte "había sido tratado por complicaciones asociadas a su edad, que le habían producido daños degenerativos en sus músculos y huesos".

Sudán, el rinoceronte de 45 años que Tinder pretendió ayudar para preservar su especie, ha muerto. Se trataba del último rinoceronte blanco y macho del mundo que vivía en la reserva Ol Pejet, en Kenia.

"Soy único. Soy el último rinoceronte blanco macho en el planeta Tierra. No quiero parecer un aprovechado, pero el destino de mi especie depende, literalmente, de mí. Actúo bajo presión. Mido 1,82 metros y peso 2.267 kilos, por si esto importa", describía en su perfil de Tinder que era parte de una campaña pare recaudar 9 millones de dólares para implementar las técnicas de fertilización asistida para estos animales.

La muerte de Sudán podría significar la desaparición de esta subespecie, pues aunque su material genético ya fue recogido por conservacionistas para intentar usarlo en Najin y Fatu, las dos únicas hembras de la especie, se trata de un procedimiento complicado. En abril de 2017, el director ejecutivo de la conservación, Richad Vigne, explicó que el proceso de recuperación de esta especie tardaría hasta 15 años y costaría “alrededor de nueve a 10 millones de dólares”.

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios