4 mitos y realidades sobre la depresión y la ansiedad

viernes, 22 de marzo de 2019 · 20:00

Al día de hoy, la depresión afecta a 300 millones de personas y constituye la principal causa de discapacidad en el mundo. La ansiedad tampoco se queda atrás, ya que afecta a 264 millones de personas a nivel global, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Es por esto que estas dos enfermedades deben tomarse en serio y nosotros debemos informarnos sobre el tema. Aquí te presentamos algunos mitos y realidades sobre la depresión y la ansiedad.

No son enfermedades "reales"

Un gran mito alrededor de las enfermedades mentales es que no son reales y se pueden curar con apenas cambiar nuestra perspectiva ante la vida.

Sin embargo, la depresión y la ansiedad pueden afectar al igual que las enfermedades físicas a quienes las padecen. De hecho, una característica que comparten ambas es que imposibilitan la vida diaria de las personas.

Por ser enfermedades reales, deben ser diagnosticadas por un profesional (psicólogo o psiquiatra) y ser acompañadas con un tratamiento que indique dicho profesional.

La depresión es solo estar triste

En realidad, la depresión puede causar diversos sentimientos en las personas que la padecen, como vacío o desesperanza, arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración.

Pero el síntoma más común es la pérdida de interés o gusto por las actividades diarias y que antes sí causaban estas emociones.

https://www.facebook.com/jesus.lugo.3745496/posts/531504510609865

La ansiedad es solo tener mucho estrés

La ansiedad es una emoción de tensión que puede derivar en diversos desórdenes que se caracterizan por diferentes situaciones, pero es mucho más que solo estar bajo mucho estrés.

Pueden ser causadas por razones tan variadas como la genética, eventos traumáticos o situaciones sin resolver.

La psicología no puede ayudarte

A pesar de que muchas personas desconfían de la psicología y psiquiatría por diversas razones, estas dos ciencias serán tus mejores aliadas para superar la depresión y la ansiedad.

No tengas miedo en acercarte a un profesional de la salud metal, pedir un diagnóstico y ayuda.